Firman pacto de «Tolerancia cero a la violencia contra las mujeres» en Cochabamba

Representantes de varias instituciones públicas, privadas, académicas, empresariales y organizaciones sociales de Cochabamba firmaron el sábado un pacto de «Tolerancia Cero a la violencia contras las Mujeres», en el marco de la campaña «Pintemos Bolivia de Naranja: Pongamos fin a la violencia contra la mujer», informaron fuentes institucionales.

«Cochabamba tiene uno de los índices más altos de violencia contra la mujer y eso nos afecta, nos da vergüenza como cochabambinos, hay que erradicar eso, y cómo lo vamos hacemos, tenemos que hacerlo todos», dijo el gobernador de Cochabamba, Iván Canelas, en un acto público que se realizó en la plaza «14 de septiembre» de la ciudad capital.

La autoridad explicó que la lucha contra la violencia no sólo es una tarea del Gobierno, de las Organizaciones No Gubernamentales, sino de la población en general, porque la enseñanza debe partir en casa.

«A veces nuestras mamás nos hacen a nosotros machistas, todavía siguen, sobre todo en la navidad, regalando a las mujeres ollitas, wawitas (muñecas), les están poniendo lo que tienen que ser en su vida de adultas y a los hombres pistolitas, metralletas, autitos (…), deberíamos enseñar a nuestros hijos a que las obligaciones, cuando seamos adultos, en una familia, en el hogar, en el noviazgo son obligaciones de ambos, de la pareja», agregó.

Por su parte, la vicecanciller Carmen Almendras, destacó la pluralidad de la campaña «Pintemos Bolivia de Naranja» y la participación de diversos sectores de la sociedad en rechazo a la violencia contra la mujer.

«El año pasado iniciábamos fijando con meridiana claridad, asentando el carácter de pluralidad de esta campaña, el carácter participativo, pero también con la intención de que se vayan sumando instituciones, colectivos, movimientos sociales, personas que deseen hacerlo», sostuvo.

Aclaró que esa campaña no intenta promocionar autoridades, ni instituciones, sino brindar apoyo a las víctimas de violencia.

«Guarda profundo respeto por las víctimas y sus familias, (es una campaña) que se debe a las miles y miles de mujeres que en este mismo momento se encuentran paralizadas por el miedo ante la amenaza de violencia del puño machista», agregó.