Fernando Camacho, con guirnaldas de coca, llama a la unidad y un país sin racismo

Luis Fernando Camacho hizo su primer discurso ante una concentración en la ciudad de La Paz. Fue en la sede de los cocaleros de Yungas en la zona de Villa Fátima, donde fue recibido con vítores y guirnaldas hechas con la hoja de coca.

“Juntos vamos a celebrar un nuevo país sin mensajes de odio y racismo”, proclamó el líder cívico cruceño.

Camacho también tuvo un mensaje para la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), que es opositora al Gobierno y atraviesa conflictos de paralelismo, con una facción afín al MAS, y tiene a sus principales dirigentes, Franclin Gutiérrez y Sergio Pampa, encarcelados.

El cívico rechazó el paralelismo y dijo a la Adepcoca que se necesita concentrar en esa Asociación los mecanismos para que la coca que se produce vaya al mercado legal.

“Aquí no se produce narcotráfico, aquí se produce cultura, identidad, historia y eso es lo que lo queremos los bolivianos”, manifestó.

Recalcó su pedido de unidad a todos los departamentos y no permitir que se deje sembrar un “divisionismo que no existe”.

“Esta es la unidad en la que soñábamos todos los bolivianos, donde todos estamos unidos sin racismo ni discriminación”, resaltó el cívico.

La carta

Camacho llegó a La Paz con la misión de entregar al presidente Evo Morales una carta para pedirle su renuncia.

Tras reunirse con Conade, dijo que la carta deber ser de unidad y no sólo de Santa Cruz. Anunció que la nota ahora se aprobará por todos los bolivianos para entregarla.

“No me voy a Santa Cruz hasta que Bolivia sea libre y soberana y tengamos un nuevo horizonte de libertad”.

Llamó al movimiento cívico a tener fe y la certeza de que la victoria será suya.
Erbol

Publicidad
Abrir chat