Falta de documentos de identidad son frecuentes

La Defensoría de la Niñez del sector de Ventilla aseguró que la ausencia de documentos de identidad y certificados de nacimiento están entre los casos más frecuentes que se presentan sobre todo por parte de las parejas jóvenes, quienes incluso no poseen cédula de identidad para asumir sus responsabilidades, explicó la abogada María Iturry.

Las atenciones que deben prestar tanto los Servicio Legal Integral Municipal (Slim) así como la propia Defensoría de la Niñez y Adolescencia por lo general corresponde a equipos multidisciplinarios, con la finalidad de que las víctimas de violencia logren una atención no solo en la orientación legal, sino en atenciones psicológicas y en base a un análisis de las Trabajadoras Sociales para establecer el nivel socio económico y cultural de dichas personas o familias.

Solo en el D-8, uno de los Slim así como de la Defensoría responden a esta estructura, donde se observa, de acuerdo con Iturry, que en el nivel de las adolescentes donde se presentan mayores casos ausencia de filiación o documentos de identificación en favor de los menores de edad, aspecto que vulnera el derecho de identidad de los recién nacidos.

«Las Defensorías por lo general atienden todos los casos que están relacionados a la vulneración de los derechos de los menores de edad. En ese sentido se registran muchos casos donde se presentan casos de ausencia de filiación (no reconocimiento por parte de los padres y carencia de certificados de nacimiento), aspecto que vulnera el derecho de identidad que afecta sobre todo a los recién nacidos», añadió.

La responsable de esta instancia dio a conocer que es la población y sobre todo la familia de los progenitores quienes tienen que asumir conciencia y responsabilidad cuando luego de enamorar y embarazar a una adolescente reconozcan a sus hijos e hijas.

Pese a que al artículo 59 de la Constitución Política del Estado (CPE), parágrafo IV establece que: “todo niño(a) adolescente tienen derecho a la identidad y a la filiación respecto a sus progenitores. Cuando no se conozcan a los progenitores, utilizan el nombre convencional elegido por la persona responsable de su cuidado”.

«Con la finalidad de que el menor de edad no pueda ser víctima de trata y tráfico de personas o corrupción de niño (a), adolescente. Para poder lograr la filiación de los menores de edad por lo general se solicita la cédula de identificación del progenitor, aspecto que al final resulta ser un obstáculo porque ellos niegan la paternidad y finalmente no tienen la cédula de identidad correspondiente para lograr dicho trámite para obtener el certificado de nacimiento del menor. Es por eso que la Defensoría hace la intervención, consigue los compromisos correspondiente de los padres para restituir el derecho de afiliación al menor que surge de la relación en pareja», explicó Iturry.

Por lo general, son las adolescentes quienes acuden a las Defensorías a dar a conocer su situación legal, donde ellas si bien no lograron formalizar su situación de pareja, tampoco realizaron el reconocimiento de sus hijos e hijas y menos la posibilidad de lograr una demanda de asistencia familiar.

Otro de los casos que frecuentemente llegan a ser atendidos, se trata sobre hechos de violencia que enfrentan los menores al interior de sus familias, además de casos de violencia sexual por parte de familiares cercanos a las víctimas. En este tipo de hecho se cumplen los protocolos correspondientes de obtener informes médicos forenses, informes psicológicos antes de ser pasados ante el Ministerio Público o las instancias de investigación para la detención de él o los responsables de la vulneración de los derechos de los menores de edad y adolescentes.

El Diario.