Expertos identificaron varios delitos tras salida de Evo Morales

18

Desde su cuenta en Twitter, entrevistas con medios internacionales, conferencias de prensa y hasta mensajes a sus seguidores, Evo Morales hizo llamados que indujeron a la violencia y el odio, que -según el análisis de expertos- configuran delitos constitucionales e incluso de lesa humanidad en contra de la población boliviana.

Ante las amenazas de Morales, como la del cerco a las ciudades y de la conformación de milicias armadas en el país, el Gobierno y varios actores anunciaron demandas penales contra el expresidente por los delitos de sedición, financiamiento al terrorismo y alzamiento armado.

Para el penalista, Frank Campero, esas son algunas de las contravenciones que cometió Morales como parte de su campaña de desestabilización contra el gobierno de la presidenta Jeanine Añez, en el poder desde el 13 de noviembre por efecto de una sucesión constitucional.

«Él llama a formar una especie de paramilitares (…). En nuestro país estos eran elementos subversivos civiles y armados. Contra ello se establece en el artículo 126 del Código Penal el delito de terrorismo, cuya sanción es de entre 15 a 20 años de presidio», manifestó en contacto con la agencia ABI.

Los delitos de sedición, financiamiento al terrorismo y alzamiento armado también están tipificados en el Código Penal (artículos 293, 127 y 128, respectivamente) y tienen una pena de entre tres a 20 años de cárcel.

A las contravenciones ya mencionadas, Campero le suma los delitos de lesa humanidad que son penados entre 14 y 30 años de presidio según el artículo 81 del Código Penal.

«Esto de crear milicias es un delito de lesa humanidad que, como el Plan Cóndor, ha sido sancionado a nivel internacional. Ese mismo proceso se le podría realizar al señor Evo Morales», precisó.

Contra Constitución

Desde la perspectiva del Gobierno, Morales incurre en distintos delitos condenados en el Código Penal y que van en contra de la propia Constitución Política del Estado (CPE) que promovió y que está vigente desde el 2009.

«El artículo 10 de la Constitución señala que Bolivia es un Estado pacifista y el artículo 108 cita que nuestro deber es defender, promover y contribuir al derecho y la cultura de la paz», manifestó el viceministro de Coordinación y Gestión gubernamental, Israel Alanoca, en contacto con ABI.

La autoridad criticó que Morales, a través de discursos incendiarios, vaya en contra de la Carta Magna y del proceso de pacificación que instauró el gobierno de la presidenta Añez.

Para Alanoca, las constantes amenazas hacen pensar que Morales es víctima de algún «mal psicológico» que se generó ante el abandono del poder. Esto, a decir del viceministro, puede pasarle factura al MAS que se propone ganar las elecciones generales del 3 de mayo, pero que ya tiene fracturas internas.

Teme ser olvidado

El analista político Marcelo Silva argumentó que uno de los principales temores de Morales es perder su vigencia política, ya que «la distancia física, pero sobre todo el tiempo, marcan parámetros de olvido e intrascendencia política».

«Lo que Morales está haciendo con sus tuits y sus declaraciones histriónicas es llamar la atención, tratar de mantenerse vivo en la agenda mediática y todavía latente en el imaginario político de la población», explicó en entrevista con ABI.

Otro de los factores que justifican los controversiales pronunciamientos de Morales, según Silva, es la mala lectura que hace a la coyuntura política del país, algo en lo que el expresidente ya habría incurrido con el desconocimiento al referéndum del 21 de febrero de 2016.

Asimismo, el politólogo explicó que el MAS se expone a consecuencias legales, ante una posible reconsideración del TSE sobre la cancelación de su personalidad jurídica, y a secuelas de índole político que comprometería sus intereses electorales «porque la población va a pensar dos veces antes de seguir votando por el MAS que lo relacionaría con un sinónimo de violencia».

Condiciones no están dadas

Rolando Villena, miembro del Consejo el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), manifestó que las amenazas de Morales no pasan de ser simples advertencias, debido a que las condiciones no están dadas y que por ello deberían pasar desapercibidas.

«Sabemos bien que las condiciones materiales para esto (milicias armadas) no están dadas, ni tampoco las condiciones subjetivas porque no va a encontrar asidero en la gente para que esto se pueda materializar», remarcó.

Sin embargo, Villena recomendó estar alertas para afrontar cualquier eventualidad, ya que «aún estamos en un proceso de construcción del Estado de derecho y la democracia es la prioridad fundamental del pueblo boliviano».

«Bolivia está siempre lista para cualquier situación eventual y hemos dado pruebas de que, estando unidos frente a estas arremetidas, que están amenazando de una u otra manera a la estabilidad política, podemos este proceso», agregó. (ABI)

El Diario.

También podría gustarte
Abrir chat
Powered by