Evo Morales y sus ministros no recibirán el incremento salarial este año

El presidente Evo Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera, ministros, viceministros y directores generales no percibirán el incremento salarial aprobado para este año del 4%, establece el Decreto Supremo 3889.

“Se aprobó el Decreto Supremo 3889 que dispone el incremento salarial de 4%, aplicable de forma lineal para los servidores públicos que tiene un haber básico menor o igual a 18.727 bolivianos”, señala la normativa.

El ministro de Economía, Luis Arce, explicó ayer que los funcionarios públicos que ganan por debajo del salario que percibe un director general se beneficiarán del incremento salarial.

“El Presidente, los ministros, viceministros y los directores generales en el Estado, no van a recibir incremento salarial, el resto de los servidores públicos sí van a tener el incremento del 4% como está definido con la Central Obrera Boliviana”, afirmó la autoridad.

Asimismo indicó que para el sector privado el Ministerio de Trabajo elaborará una reglamentación que definirá los parámetros del incremento salarial.

Durante un acto en Cochabamba en conmemoración del Día del Trabajador, el presidente Evo Morales aprobó ayer el Decreto Supremo 3888 que viabiliza un incremento del 3% al salario mínimo nacional (SMN) y 4% al haber básico.

“A veces cuesta las negociaciones, entiendo perfectamente y entiendo también que algunas reivindicaciones son poco exageradas, pero después hablamos con datos siempre gana la razón y no (los) caprichos y es una ventaja para desarrollarnos como bolivianos y bolivianas”, aseguró el mandatario durante el anuncio de medidas laborales.

Entretanto, el sueldo del Vicepresidente se mantendrá en 22.904 bolivianos; de los ministras seguirá con 21.556 bolivianos; de viceministros en 20.210 bolivianos y de los directores generales en 19.535 bolivianos.

La comparación

El ministro Arce mencionó que a nivel de Latinoamérica, el presidente Evo Morales, es el mandatario que percibe el salario más bajo de la región con 24.251 bolivianos, equivalente a 11 salarios mínimos nacionales de Bolivia.

Con el nuevo aumento, el mínimo nacional asciende a 305 dólares y se sitúa por encima de Argentina, Perú, Colombia y Brasil.

“Cuando nos comparamos con los países, en 2005 Bolivia tenía el salario mínimo más bajo de la región con 54 dólares, hoy con la nueva cifra de 2.122 bolivianos, estamos hablando de 305 dólares, lo que significa que estamos a la mitad de la tabla”, resaltó Arce.

El martes por la noche, luego de casi cuatro horas de reunión, la dirigencia de la COB y el Gobierno acordaron un incremento del 3% al salario mínimo nacional, que subió de 2.060 a 2.122 bolivianos, y del 4% al haber básico.

No obstante, esta medida fue cuestionada por los dirigentes fabriles que esperaban un alza del 10% y 12%, respectivamente

“Queremos informar que el 80% de los trabajadores fabriles percibimos el mínimo y un 20% se beneficia con el básico. Siempre se dijo que al que gana menos mayor porcentaje y al que gana más percibe menos, pero hoy estamos viendo algo incorrecto. Espero que esto se pueda mejorar”, demandó el ejecutivo de la Confederación de Fabriles, Vicente Pacosillo.

Los informales no celebran 1 de mayo

El 1 de mayo es una fecha emblemática no solo en Bolivia sino también a nivel mundial, porque se conmemora las luchas sociales y laborales de los trabajadores. Sin embargo, para algunas personas en el país es un día más de trabajo.

Si bien el 1 de mayo es considerado como un día para exigir reivindicaciones laborales o realizar mejoras a las condiciones de los trabajadores, para Elena no significa nada porque es un día normal de jornada laboral, publicó la red Erbol.

“Nada, igual hay que trabajar. Ese día da más hambre, uno quiere cocinarse y no alcanza la plata”, dijo Elena, vendedora de comida rápida, respecto al significado del 1 de mayo.

Shirley Sinclair otra comerciante de sándwiches, manifestó que el 1 de mayo es un día más de trabajo.

“Los que trabajamos de ambulantes somos los que tenemos que pelear más para ganar lo que necesitamos, a veces es frustrante no tener una profesión”, contó.

Antonio, persona de la tercera edad que trabaja como cargador, relató que el 1 de mayo no lo festeja, porque en feriado es un día que se incrementa el trabajo.

Empresarios expresan su preocupación por el nuevo aumento

Las federaciones de empresarios privados de La Paz y de Cochabamba expresaron ayer, por separado, su preocupación por el incremento salarial del 3% para el mínimo nacional y 4% al salario básico, acordado entre el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB).

“La Federación de Empresarios de La Paz y sus afiliadas estamos muy preocupados por el incremento salarial aprobado, sin tomar en cuenta aspectos técnicos como el índice de inflación y la productividad, cediendo una vez más a las presiones de los trabajadores que distorsionan una adecuada política salarial”, enfatizó el presidente de la Federación de La Paz, Jaime Ascarrunz.

Mencionó que la propuesta inicial planteada por el Ministerio de Economía de un aumento del 2,5% al salario básico y 0% al mínimo nacional, era razonable.

En su criterio, la falta de una negociación tripartita entre empresarios, Gobierno y trabajadores, una vez más desequilibró la negociación en desmedro del sector que genera fuentes de trabajo.

Este resultado significa un gasto real de incremento al básico de aproximadamente 7%, tomando en cuenta las cargas sociales y previsiones necesarias.

Entretanto, el presidente de la Federación de Cochabamba, Javier Bellot, consideró que las últimas medidas anunciadas por el Gobierno, beneficia sólo a un sector con un incremento salarial “desproporcionado” a la realidad económica del país.

“Propusimos en distintas oportunidades priorizar la diversificación productiva para la generación de empleo estable, con medidas coherentes con la nueva realidad económica del país. Solicitamos una reunión urgente para abordar medidas compensatorias que mitiguen este deterioro constante de las capacidades productivas”, indicó.

Enumeró que la imprudencia con la economía restará posibilidades de generación de empleo y deteriorará el aparato productivo del país. Y que las medidas alejadas de la realidad, sólo permiten que la informalidad y la producción extranjera tengan más posibilidades dentro del mercado interno en deterioro de la balanza comercial.

Por ejemplo citó que la realidad económica de Cochabamba muestra un débil crecimiento del PIB que no supera el 2,5 % y que requiere acciones concretas que garanticen un crecimiento del 9%.

Pagina Siete.