Evo Morales fue acusado de sedición y alzamiento armado

55

El Ministerio de Relaciones Exteriores, a nombre del Estado boliviano, condenó ayer las declaraciones del expresidente Evo Morales, quien habló de la formación de milicias armadas en Bolivia, y lo acusó de cometer graves delitos de sedición y alzamiento armado.

“Estas declaraciones del expresidente son un claro llamamiento a la violencia contra el pueblo boliviano y su Gobierno, y constituyen graves delitos de sedición, alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado, conspiración e incluso configuran terrorismo”, cita un pronunciamiento emitido por la Cancillería.

Ayer (domingo), la radio Kawsachum Coca (RKC) del Trópico de Cochabamba difundió un audio en el que Morales, sobre quien pesa una orden de aprehensión por los delitos de sedición y terrorismo, manifestó que si retornara a Bolivia “hay que organizar, como Venezuela, a milicias armadas del pueblo”.

Además, reconoció que su Gobierno cometió un “error garrafal” al no contar con “un plan B” para evitar la caída de su régimen.

Las declaraciones generaron polémica en el país, al punto que el gobierno de la presidenta Jeanine Añez expresó su rechazo y anunció procesos penales contra el exmandatario quien permanece asilado en Argentina tras el conflicto postelectoral que se generó por las denuncias de fraude electoral y el descontento social.

La Cancillería denunció que debido a que la condición jurídica de Morales “es la de solicitante de refugio o refugiado” en el vecino país, este “no puede emitir declaraciones políticas de esa naturaleza, pues son una clara amenaza al orden público, tanto para Bolivia como para Argentina”.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores instó al Gobierno argentino a no permitir que el expresidente “realice llamados a la violencia, odio, discriminación o subversión, que claramente sobrepasan el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y otros derechos políticos garantizados”.

“Esto sería contrario a las normas del derecho internacional y principios de las Naciones Unidas”, agrega el documento.

Sobre el mismo tema, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, afirmó que el expresidente y jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, busca sembrar terrorismo, muerte y confrontación, con la intención de establecer milicias armadas en Bolivia.

“Nosotros rechazamos las amenazas de Evo Morales de desestabilizar (el país) con violencia, terrorismo, muerte (…), de pretender llevarnos en el mismo camino de Venezuela”, dijo en conferencia de prensa.

El expresidente Evo Morales en una entrevista el fin de semana mencionó que, de volver a Bolivia, “hay que organizar como Venezuela milicias armadas del pueblo”.

Esa declaración generó una serie de críticas en el Gobierno e incluso entre los militantes del MAS instrumento político que lidera Morales.

Nuñez expresó la confianza del Gobierno en la unidad de los bolivianos para mantener la paz social de cara a las elecciones generales del 3 de mayo próximo.

“Lo que tiene que hacer el partido del expresidente Evo Morales es más bien entrar en este proceso democrático, participar de las elecciones, prepararse como partido político”, señaló.

También dijo que el Gobierno asumirá acciones de prevención ante las nuevas amenazas de Morales.

“Hay casos abiertos en la justicia. Lo que se tiene que hacer es profundizar eso y acelerar que el Ministerio Público actúe de manera rápida, porque aquí se está poniendo en riesgo la seguridad de los bolivianos, aquí lo que se está haciendo es sembrar terrorismo, muerte, confrontación entre los bolivianos”, indicó.

Morales renunció a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre tras la movilización ciudadana que se desató debido al fraude verificado en los comicios del 20 de octubre.

Desde su asilo en México, el exmandatario vertía opiniones y daba instrucciones tales como “cercar las ciudades” y ahora desde su refugio en Argentina aún realiza declaraciones que van en contra de la pacificación en la que el actual Gobierno trabajó desde que asumió la administración del Estado.

Desde Cochabamba, el líder de Resistencia Juvenil Cochala, Yassir Molina, manifestó que la Resistencia Civil Boliviana repudia los anuncios de violencia que realizó el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, sobre la conformación de milicias armadas.

“Aseguramos al señor Evo Morales que no volverá, apoyamos a la Presidenta (Jeanine Añez) y a su gobierno y no vamos a permitir que el Movimiento Al Socialismo cause sedición y terrorismo en nuestro país”, dijo a los periodistas.

El domingo, la radio Kawsachun Coca difundió un mensaje de Morales, en el que amenaza con organizar “milicias armadas” si es que retorna al país.

Las declaraciones de Morales causaron un rechazo colectivo en la población boliviana, que condenó la actitud del exmandatario, actualmente refugiado en Argentina.

Molina ratificó las denuncias de Resistencia Juvenil Cochala contra militantes del MAS sobre el uso de armas en las revueltas organizadas por exautoridades para intentar revertir la fuga de Evo Morales, Álvaro García y Gabriela Zapata, y otros exministros.

“Están armados, lo hemos comprobado la vez que vinieron a Sacaba, a atentar contra nuestras vidas utilizando armas largas, como lo confirmaron los peritajes posteriores a la balacera”, sostuvo.

De acuerdo con las declaraciones de Molina, los integrantes de la Resistencia Juvenil Cochala y la Resistencia Civil Boliviana, apoyan la posición de la presidenta Añez de no dispersar el voto propugnan la creación de un Frente Único para derrotar al MAS en la elecciones nacionales, pautadas para mayo. (ABI)

El Diario.

También podría gustarte