Evo debe gobernar “hasta donde Dios quiera”