Escuadrones de padres dan seguridad a colegios de El Alto

Padres de familia decidieron luchar contra la inseguridad en El Alto y conformaron brigadas para cuidar a niños y adolescentes de 47 colegios. Según los progenitores, esta iniciativa nació luego de insistentes pedidos de resguardo policial en las unidades educativas. Dicen que nunca fueron escuchados y se cansaron.

“Los papás aseguraron: ‘No tendremos más policías, seamos realistas, no vendrán’ e indicaron: ‘Si no hay policías, entonces para qué estamos los papás y mamás’. Así nació este plan ciudadano”, dice el secretario municipal de Seguridad Ciudadana de El Alto, Dorian Ulloa.

En febrero se conformaron las brigadas de padres de familia, una de las primeras fue el colegio Almirante Miguel Grau. Pero la idea se desarrolló desde 2016 con conversatorios de prevención en temas de alcoholismo y violencia, además de la paternidad responsable. Unos 1.103 progenitores fueron capacitados.

Las brigadas de padres forman parte del programa Escuelas Seguras, que incluye también el patrullaje de policías y el uso de cámaras de videovigilancia. Para este trabajo, los padres son “los ojos y oídos de la Policía y el municipio”, explica Ulloa.

Y, de alguna manera, este plan es también una iniciativa ciudadana contra la inseguridad en El Alto, el cual incorpora muñecos de trapo colgados en los postes, el cierre de calles con cadenas y los silbatos de alerta vecinal.

Las mamás y papás, identificados con un chaleco verde chillón, un sombrero y un brazalete, recorren los alrededores de las escuelas en dos horarios: ingreso y salida. “Es de acuerdo a la organización interna del colegio”, indica.

“Siempre estamos preocupados por la seguridad de nuestros hijos” , dice Sandra Caballero, una madre que forma parte de la brigada del colegio Piloto Bolivia.

El número de padres de los escuadrones varía de acuerdo a la escuela. “En algunas ocasiones 20 personas son las encargadas de realizar guardia, en otros casos todos los padres hacen el servicio durante toda la gestión”, explica la encargada de capacitación y evaluación del comando policial El Alto, Magalí Condarza.

Las brigadas tienen varias tareas, como ayudar a los estudiantes a pasar una avenida, controlar el tráfico vehicular cerca de una escuela, identificar a las personas sospechosas y alertar sobre el consumo de bebidas alcohólicas.

Condarza agrega que los escuadrones de padres coordinan con los directores, el plantel docente, la Policía y, en algunos casos, la Defensoría de la Niñez.