Epsas: Falta de drenaje en El Alto causa filtraciones en Niño Kollo

31

La Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) determinó que el agua de la lluvia que cae en El Alto desemboca y se filtra hasta el farallón Niño Kollo, que se encuentra en la zona de Alto Tacagua, de La Paz. La institución descartó la existencia de algún tipo de problema en sus sistemas de agua y alcantarillado.

Este humedecimiento causó, el pasado 7 de febrero, un derrumbe de tierra y la suspensión de funcionamiento de la línea Morada del teleférico por cinco días, además de la alerta de los vecinos.

“El tema del drenaje pluvial en El Alto debe ser planteado para que pueda conducir todas las aguas de lluvia que caen en la parte alta y que están ingresando al lugar afectado (Niño Kollo). Esas aguas de lluvia deben ser conducidas de forma superficial a otro lugar”, dijo a Página Siete el interventor de la compañía, Alberto Chávez.

El lunes, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, informó que una comisión interinstitucional, conformada por técnicos de Mi Teleférico, Epsas y la comuna paceña, determinará la causa del humedecimiento que persiste en el farallón. “(Es) lo que pone en riesgo al sector”, añadió.

Epsas ya tiene listo este informe. De acuerdo con este documento, cuando llueve, el agua escurre por las vías, las cunetas y se infiltra por lugares no impermeabilizados, como jardines y áreas verdes desde El Alto. Y entonces, las aguas de la urbe alteña desembocan en el farallón de Niño Kollo.

“Al no existir un sistema pluvial, mucha agua de lluvia se infiltra en el área que no tiene un tratamiento superficial y otra parte fluye por las vías hasta llegar a algunas canalizaciones o cursos naturales, y el agua de lluvia baja directamente (al farallón)”, explicó el técnico.

La empresa de agua llegó a esta conclusión después de realizar estudios de los sistemas de agua y alcantarillado en el sector afectado; además, hizo pruebas de laboratorio de las muestras de agua obtenidas en la parte baja.

“Lo que hicimos es un rastreo superficial para ver si hay fugas, puntos de agua que afloran en el talud y se juntan en la parte baja”, explicó Chávez, en referencia a una de las primeras medidas que hizo Epsas.

El 11 de febrero, la empresa cerró las válvulas y cortó el servicio en 33 zonas de La Paz y otras 34 de El Alto por seis horas, según un comunicado que fue emitido por la empresa en esos días.

“Verificamos que la tubería estaba vacía, pero los puntos de agua (en el talud) no se secaron y continuaron las filtraciones. Con ello determinamos que no hay fugas en la red de agua potable”, explicó Chávez.

De acuerdo con el técnico, los funcionarios de Epsas verificaron en Niño Kollo que todo el sistema de alcantarillado funcione de forma adecuada; también obtuvieron muestras del agua que llega a la parte baja.

El especialista indicó que las pruebas determinaron que el agua no tiene cloro. Este hecho descarta que este líquido provenga de alguna red de distribución de agua.

Precisó que las aguas que fueron sometidas a un estudio no presentan coliformes que podrían derivar de aguas servidas.

“El manejo de drenaje pluvial y la obligación de la construcción es de los municipios. (…) En El Alto, en la meseta (la parte alta de Niño Kollo), no hay un sistema de alcantarillado ni drenaje pluvial”, sostuvo el técnico.

Por eso, el interventor de Epsas recomendó a la ciudad de El Alto que encauce las aguas pluviales, y a la Alcaldía de La Paz que debe llevar adelante un trabajo de estabilización del talud.

“Aquí (en la parte baja del problema) debe haber un proyecto mucho más grande para estabilizar la zona y garantizar que el talud no baje. Lo que sí debemos tener cuidado es que en el área de influencia no tengamos fugas de agua, esa es nuestra obligación. En caso de (un posible registro de) fugas y filtraciones (este hecho) puede acelerar el proceso y poner en riesgo (de deslizamiento) la zona”, añadió Chávez.

Jaime Tinini, director de Prevención de Riesgos de la Alcaldía de La Paz, indicó que llevan adelante varios trabajos de emergencia. “Limpiamos el embovedado, construimos un dique que controle posibles descensos de material de la parte alta y que puedan bajar como una mazamorra y afectar a las casas”, declaró. Este medio intentó comunicarse con la comuna de El Alto, pero no tuvo éxito.

Pagina Siete.

También podría gustarte
Abrir chat
Powered by