Entre 2013 y 2018, petroleras exigieron $us 6.381 millones

Entre 2013 y 2018, las empresas que operan en los campos hidrocarburíferos exigieron al Estado el pago de 6.381 millones de dólares por concepto de costos recuperables.

Al respecto, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) sostuvo que estas cifras están sujetas a una revisión y a una auditoría externa.

De acuerdo con el reporte de Información Financiera de Contratos de Servicios Petroleros de YPFB, con datos hasta diciembre del año pasado, los costos recuperables reportados por las compañías van desde los 779,2 millones de dólares registrados en 2013, hasta los 1.197,4 millones de dólares de 2018 (ver gráfico).

En cambio, los costos recuperables exigidos entre 2007 y 2012 alcanzaron 3.533,5 millones de dólares. La petrolera estatal apuntó que los costos auditados “son importes que resultan de la auditoría externa de costos, los cuales estarán sujetos a modificaciones por la resolución de controversias identificadas en estos documentos”.

En otra parte del informe oficial se precisa que el monto reportado de mayo de 2007 a diciembre de 2018 corresponde sólo a las inversiones que tuvieron éxito en este periodo, ya que todas las inversiones se ejecutan a cuenta y riesgo del operador y se contabilizan en caso de éxito.

En el documento se especifica que no se contabilizan las inversiones que no fueron concluidas a diciembre de 2018, es decir, de las obras que están en curso.

Los costos recuperables se componen de costos de operación y amortización de inversiones capitalizadas. En el documento se menciona que las empresas incurren en gastos relacionados de forma directa con las operaciones petroleras, cuya finalidad está orientada a garantizar la continuidad de la producción de hidrocarburos.

El concepto de costos recuperables está definido en los contratos vigentes desde 2007, como los “costos incurridos y reportados por el titular y aprobados por YPFB conforme al procedimiento financiero y contable”.

La devolución por Boyuy X-2

Página Siete informó el miércoles que el Estado le devolverá a Repsol al menos 130 millones de dólares por la perforación del pozo Boyuy X-2, debido a que está dentro del área Caipipendi, que es operada por esa firma.

Al respecto, el exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, precisó que el caso de Boyuy X-2 es “particular”, debido a que ninguna de las empresas petroleras que tienen un contrato con la estatal petrolera había perforado antes un pozo exploratorio dentro de un bloque que está con contrato de operación (campos Margarita y Huacaya).

“Es la primera vez que conozco que en un bloque que tiene contrato, se haya perforado un pozo exploratorio para encontrar un nuevo campo, por lo tanto, según mi análisis, el pozo exploratorio Boyuy es el primer caso en que se pondrá como costo recuperable porque está dentro del contrato Caipipendi”, explicó Ríos.

Sobre este tema, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, afirmó el miércoles que YPFB paga los costos recuperables cuando se presenta la Declaratoria de Comercialidad de un campo hidrocarburífero y que, por lo tanto, Boyuy X-2 no califica en esa categoría, porque todavía se llevarán a cabo nuevas perforaciones como la del pozo Boyuy X-3 y Boyuy X-4, entre otras.

“Cuando se declare comercialmente el descubrimiento de Boyuy, recién se hablará de un campo y del tema de costos recuperables”, manifestó la autoridad, a través de un comunicado.

Un experto consultado por este medio, que pidió no ser citado, mencionó que en el contrato de operación de los campos Huacaya y Margarita, que son parte del bloque Caipipendi, pueden haberse incluido modificaciones y cláusulas con una cláusula en particular; pero como estos documentos son confidenciales, es algo que no se conocerá.

“El ministro (Luis Sánchez) parece estar reduciendo el tema a una generalidad, cuando lo que corresponde es mostrar el anexo del bloque Caipipendi, qué comprende o excluye si fuera el caso a Boyuy como parte del bloque Caipipendi”, mencionó.

El especialista agregó que si Boyuy es parte del bloque Caipipendi, entonces los costos del pozo se pagan de la producción del bloque, esto quiere decir que se constituyen en un costo recuperable que devuelve el costo a los titulares del bloque.

Por el Decreto Supremo 28701, de octubre de 2006, se sabe que desde ese año se firmaron 44 contratos de operación con 15 empresas petroleras que trabajaban en territorio boliviano.

Caipipendi, donde se perforó Boyuy, es operado por Repsol Bolivia, Shell Bolivia y PAE.

Pagina Siete.