Enfrentamientos son frecuentes por ingreso de contrabandistas

Contrabandistas emboscaron a un grupo de militares, quienes les incautaron un camión con mercadería indocumentada, los delincuentes emplearon armas de fuego para intentar recuperar el motorizado, el viceministro de Lucha contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez, informó ayer que no se registró pérdidas humanas tras el enfrentamiento en el sector Lagunas, en el departamento de Oruro.

“Esta gente reacciona de manera violenta. El sábado se incautó un camión con mercadería ilegal, no lo incineramos. Pero los contrabandistas volvieron para recuperar el motorizado. Dispararon contra los militares, gracias a Dios no se lamentó pérdidas humanas”, declaró Rodríguez.

Agregó que uno de los ingresos principales de contrabando es Pisiga, paso fronterizo entre la República de Chile y Bolivia. Según Rodríguez, en el lado chileno, varios camiones con mercadería ilegal se camuflan con los legales para eludir el control.

Datos del viceministro de Lucha contra el Contrabando establecen que el 70 % de la mercadería ilegal ingresa por Chile. En 2018 desde el puerto de Iquique se internó a Bolivia mercadería con un valor de $us 4280 millones, 60 % indocumentados.

Rodríguez agregó que se trabaja para reforzar el control fronterizo con la implementación de 19 puestos militares adelantados para evitar que más mercadería ilegal ingrese al país.

El pasado viernes, un convoy de 20 a 30 camiones de contrabando procedentes de Chile rompió un cerco militar instalado en una ruta en el Salar de Coipasa, en el departamento de Oruro.

Rodríguez explicó que los contrabandistas suelen esperar que los militares se replieguen para intentar su mercadería por rutas sin vigilancia, en esta ocasión emplearon sus motorizados para sorprender a los militares, quienes fueron agredidos con “miguelitos” (artefactos con clavos grandes y retorcidos para pinchar los neumáticos de los vehículos).

Según datos de ese Viceministerio, en seis meses, 90 camiones con mercadería ilegal fueron destruidos e incinerados en diferentes puntos fronterizos con Bolivia y a consecuencia de los enfrentamientos con los contrabandistas, 35 militares fueron heridos y, al menos, 52 patrullas sufrieron daños materiales.

El Diario.