En las Judiciales 2017, Omar Michel, Gonzalo Hurtado y Carlos Egüez ofrecieron eliminar la corrupción

Cuando Omar Michel, Carlos Egüez y Gonzalo Hurtado, magistrados envueltos en una serie de denuncias, terciaron en los comicios judiciales de diciembre de 2017, prometieron luchar contra la corrupción.

En la actualidad, el primero y el segundo afrontan procesos por cuoteo de cargos y presunta manipulación judicial; mientras que el tercero está en la mira por supuestos vínculos con un narcotraficante.

“Lucha frontal contra la corrupción y la retardación de justicia”, fue una de las propuestas electorales de Michel, hoy decano del Consejo de la Magistratura (CM) y quien anunció renuncia el pasado viernes.

Egüez, magistrado del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), prometió “acabar con la corrupción”, además de realizar “control para evitar los denominados consorcios con abogados” (ver los detalles en la infografía).

Los entonces candidatos registraron sus propuestas ante el Tribunal Supremo Electoral, entidad que difundió la trayectoria y las ofertas de los postulantes seleccionados en el Legislativo para las judiciales de 2017.

Gonzalo Hurtado, magistrado del Tribunal Constitucional, durante el examen oral que le tomaron en la Asamblea Legislativa, planteó crear una unidad de transparencia, como una forma de eliminar la corrupción, pero subrayó que “la solución no sólo pasa por el Órgano Judicial, sino por todos los órganos del Estado y la sociedad civil”.

Michel, Egüez, Hurtado y otros 93 postulantes fueron seleccionados “como los mejores” por el Legislativo, en el que el Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene amplia mayoría.

Un año y ocho meses después, las ofertas electorales que plantearon contrastan con las denuncias en las que están envueltos. Michel se vio involucrado en el caso audios desde el 12 de agosto, cuando salieron las informaciones sobre los registros.

En una de las grabaciones, su hermano, Juan Michel, revela presiones a una jueza para que cese la detención preventiva de un acusado de feminicidio.

En otro audio, su allegado reveló una repartija de cargos, “mita a mita”, entre el CM y el TSJ, para la designación de jueces, vocales ordinarios, vocales constitucionales, entre otros. Este caso salpicó al presidente del TSJ, José A. Revilla. La autoridad negó su participación y denunció al hermano de Michel.

En el caso de Egüez, en un audio se revela que un fallo fue emitido “a pedido” suyo, por el caso que se abrió en su contra por supuesto fraude electoral en las judiciales de 2017. El caso se cerró con el fallo.

Hurtado está en la mira por supuestos vínculos con el narcotraficante Pedro Montenegro. La Felcn lo mencionó entre las autoridades judiciales que habrían colaborado a Montenegro para evadir la orden de aprehensión internacional, emitida por Brasil.

Análisis y posturas

En criterio del constitucionalista Marco Loayza, la contradicción entre las promesas y las acciones de los magistrados se debe a la injerencia política.

“Eso desnaturalizó lo determinado en la Constitución. No se estableció mecanismos adecuados para garantizar la calidad profesional y personal. Tampoco se permitió la participación del control social y de organizaciones de la sociedad civil, para hacer un monitoreo del proceso de selección”, afirmó Loayza.

El diputado Wilson Santamaría, de Unidad Demócrata (UD), sostuvo que advirtieron que los candidatos seleccionados por el MAS en el Legislativo no tenían la idoneidad ni la transparencia para dirigir el Órgano Judicial.

“Lo advertimos. Hoy, éste es el resultado: una justicia secuestrada por autoridades que no son nada transparentes, involucradas en tráfico de influencias en la administración de los procesos, con antecedentes disciplinarios, con denuncias”, manifestó.

Su colega del MAS, Alicia Canqui, señaló que seleccionaron “a los mejores”, y que cumplieron “al pie de la letra” las normas de evaluación, porque “la idea era cambiar la justicia en Bolivia”.

Para Canqui, la falla fue que “faltó voluntad”, y ve que “hay mucha dejadez de las autoridades judiciales. “No están respondiendo acorde a las necesidades del pueblo”, concluyó.

Punto de vista
Arturo Yáñez Constitucionalista

Creer en las ofertas es una ingenuidad

Es una ingenuidad creer en las ofertas de los candidatos a cargos judiciales. Además, ninguno de ellos ganó las elecciones, todos perdieron y aún así juraron al cargo.

Ellos asumieron el cargo por el respaldo partidario y la mejor prueba de ello es que viene a Sucre el Ministro de Justicia, les baja el dedo y renuncian. Esto ocurrió con Orlando Ceballos y ahora con Omar Michel. Estimo que en los próximos días ocurrirá con Carlos Egüez y Gonzalo Hurtado.

Ahí, uno se da cuenta de que más allá de las promesas, el respaldo que ellos tenían es meramente partidario, del MAS.

No se podrá cambiar la justicia mientras siga el gobierno de Evo Morales. Por el contrario, empeorará, pues lo único que le interesa es tener el control de la justicia para reelegirse y perseguir a los opositores.

Por todo ello se puede decir que la justicia está por los suelos y que sólo responde al partido gobernante.

Pagina Siete.

Publicidad