En 2016, el MAS escribió una carta a Trump contra opositores

“Señor Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos (EEUU), quiero hacerle conocer que en instalaciones de la Embajada de EEUU en Bolivia se realizaron festejos anticipados y parcializados a favor de la candidatura de Hillary Clinton”.

Así inicia la carta que en noviembre de 2016 el diputado Edgar Montaño, del MAS, anunció que enviaría a Trump. En la misiva el legislador indicó que diputados y líderes opositores participaron e hicieron campaña en las elecciones de simulacro que se realizaron en la legación norteamericana de La Paz.

Montaño, a nombre de la bancada del MAS de Santa Cruz, también solicitó al Presidente estadounidense que tome acciones contra funcionarios de la embajada de su país en Bolivia.

“Esta información (el festejo anticipado) hago llegar a efectos de que su alta investidura tome medidas legales que correspondan, puesto que los recursos económicos de los habitantes de un país democrático no pueden ser malgastados”, expresa Montaño, en la lectura que realizó entonces del contenido de la carta, según un registro sonoro.

La anunciada misiva de Montaño cobra vigencia tras la arremetida del Gobierno y de sectores sociales en contra de 12 legisladores de oposición que el 1 de abril enviaron al presidente de EEUU una carta para que interceda contra la reelección.

Legisladores de la oposición afirman que “los masistas son oportunistas”, porque lanzan duras críticas contra EEUU, pero luego “se humillan” para presentar una queja contra críticos al gobierno de Morales.

“Es algo vergonzoso, es oportunismo puro escribirle una carta a Trump para quejarse de la oposición. Para los masistas, EEUU les sirve cuando les conviene. Cuando están fuera llegan al extremo de la humillación, pero en nuestro país para ellos EEUU es mala palabra y el imperio… cómo lo denominan”, expresó el diputado Amilcar Barral, uno de los 12 legisladores opositores que firmó la última carta dirigida a Trump.

La senadora Carmen Eva Gonzales dijo que “sería bueno que ahora sus movimientos sociales pidan la expulsión de esos diputados que en 2016 enviaron la carta a Trump, quejándose de la oposición”.

El diputado Montaño aseguró que la “gran diferencia” entre la carta y su nota es que él no pidió la intervención de EEUU, sino que presentó una denuncia contra la oposición. “Todavía quiero hacer conocer a Trump que estos opositores hicieron campaña por Hillary, tomaron vino, champagne… Como siempre esta oposición vendepatria y sinvergüenza”, manifestó.

Pagina Siete.