Empleo informal prima en economía nacional

El empleo informal alcanza el 80 por ciento y solo el 20 por ciento representa el empleo formal, y los jóvenes profesionales demoran por lo menos un año en conseguir un trabajo, según el analista en temas laborales, Rodolfo Eróstegui.

Una gran parte de los trabajadores, que ya se encuentran en actividad, cumplieron los años de trabajo, pero todavía no ingresan al sector pasivo, lo que dificulta el ingreso de nueva fuerza laboral al mercado.

Sin embargo, las personas con menos preparación educativa son los que demoran entre uno a dos meses en encontrar trabajo, debido a que se insertan en trabajos manuales no calificados, a comparación de los profesionales.

En especial en el sector de la construcción y la minería, que demandan mano de obra no calificada. “Estos sectores no absorben mano de obra calificada”, añadió.

DATOS

Se manejan diferentes datos sobre el porcentaje del trabajo informal en comparación con el formal. Por ejemplo, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, señaló que el número alcanza a 70 por ciento y 30 por ciento.

Afirmó que los empresarios dan trabajo digno, con seguro social y con condiciones adecuadas.

Sostuvo que las Administradoras de Pensiones a la fecha tienen alrededor de 16.000 millones de dólares, cuyo monto puede ser destinado al Gobierno, a la banca y también a los empresarios.

“Así creamos más trabajo formal, más ahorro y más salud”, y más aún con las alianzas público privadas (APP). Señaló que aproximadamente cada año 170.000 jóvenes buscan ingresar al trabajo formal, la mitad son mujeres.

Se deben generar fuentes de trabajo en ese sentido, formal, y por ello los empresarios estamos preocupados en los empresarios del mañana, y es o apelamos a las universidades para formar a los nuevos emprendedores.

CONDICIÓN LABORAL

Por su parte, el economista y docente de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), Ernesto Bernal, dijo que la condición laboral de Bolivia es resultado de nuestro desarrollo económico y social, una economía extractivista, ya que vivimos de nuestros recursos naturales.

En ese contexto, señaló que en el país existen bajas remuneraciones salariales, y éstas están asociadas principalmente a servicios de educación. “Hay bajo uso de tecnología y capital físico, y esto se asocia mucho a la informalidad”, agregó.

Es enfático en sostener que los trabajadores se encuentran al margen de las coberturas establecidas por las normativas laborales. “Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el porcentaje de la población ocupada, nos referimos a población independiente y sin numeración, es elevado en nuestro país. El sector informal en nuestro país representa el 60 por ciento en contra del 40 por forma”, reflexionó.

Sobre las cifras del desempleo que maneja el Gobierno, es escéptico, debido a que las mismas no son creíbles, y más bien estima que las oficiales deben estar en 7 o 8 por ciento. “El Gobierno (no se sí) toma dentro de su análisis, este sector informal, que no tiene beneficios sociales, no tienen seguro, es preocupante para las familias”, apuntó.

El Diario.