El turismo nacional pierde $us 2 millones por los incendios

Los incendios en el oriente del país afectaron de forma directa al turismo. Representantes del sector informaron ayer que ya se perdieron alrededor de dos millones de dólares por viajes, servicios de hoteles y gastronomía en la Chiquitania.

“La región más afectada de la Chiquitania es Roboré. Este municipio apuntaba al turismo como su principal actividad económica. Tenía una afluencia de 40.000 turistas que visitaban su región. Si este número es multiplicado por 50 dólares, estamos hablando de dos millones de dólares que deja de percibir Roboré. (Hay efectos negativos) en hotelería, gastronomía, empresas de turismo, guías y todo el sector”, dijo el presidente de la Asociación Boliviana de Agencias de Viaje y Turismo (Abavit), Giovanni Villanueva.

El fuego comenzó hace más de 40 días y azota a 16 municipios cruceños, uno de los más afectados es Roboré. Los incendios arrasaron más de dos millones de hectáreas.

Agregó que se perjudicaron 2.000 empresas de turismo a nivel nacional, entre hotelería, agencias de viaje y transportadores. “En promedio, trabajan 10 personas por cada una de ellas, estamos hablando de 20.000 personas que se benefician del turismo”, informó.

La gerente de Abavit, Patricia Céspedes, dijo que a causa de los incendios se suspendieron encuentros internacionales y anuales, como el Festival de Música Barroca y el de la Orquídea.

“La suspensión de los festivales es sólo un ejemplo del impacto negativo que dejan los incendios ya que el turismo en esta zona es la segunda actividad económica más importante”, dijo.

Operadores de turismo demandaron a las autoridades “prohibir la quema controlada y preservar las zonas forestales, áreas protegidas”. “Reiteramos nuestra condena a la quema indiscriminada permitida por ley que afecta a territorios indígenas, comunidades campesinas, bosques, ecosistemas, naturales y áreas protegidas”, informó.

A estas afectaciones se suman otras. La población de Uyuni –sitio turístico por excelencia– se moviliza para exigir la renuncia de sus concejales. Los vecinos organizaron un paro de 48 horas y el sábado en un ampliado se programó un paro cívico indefinido. “Esta medida incluye el bloqueo de caminos cerrando el paso al Salar , lo cual afecta la actividad turística considerando que Uyuni es el ícono de Bolivia”, refirió Céspedes.

Las empresas piden al Gobierno restaurar la imagen del turismo en Bolivia y ampliar las frecuencias aéreas del país a nivel internacional.

Pagina Siete

Publicidad