“El respeto a la ética es el principal legado de Presencia”

Juan Carlos Salazar, presidente de la Fundación para el Periodismo, afirma que el principal legado de Presencia es su respeto a los principios éticos. El matutino nació en 1952 y dejó de circular en 2001.

El exdirector de Página Siete es coordinador de Presencia, una escuela de ética y buen periodismo, libro que se presenta hoy en la Asociación de Periodistas de La Paz, a las 19:00. En esta entrevista, Salazar, quien es Premio Nacional de Periodismo, cuenta algunos pasajes del legendario rotativo.

¿Cómo define a Presencia?

Fue una gran escuela de ética y de buen periodismo. En Presencia se formó la mejor generación de periodistas de su época. En ese tiempo no había escuelas de periodismo ni facultades de comunicación social en Bolivia. Los periodistas nos formábamos en las redacciones.

Es notable cómo ese periódico, fundado por un grupo de católicos, laicos, pertenecientes a una asociación que se llamaba Acción Católica, encabezados por Huáscar Cajías, sin oficinas, sin máquinas de escribir, sin nada y con un capital de 2.000 dólares lograron crear un periódico que fue un ejemplo y que llegó a tener un tiraje en algunos días de hasta 150 mil ejemplares, algo que hoy es francamente impensable.

¿Cómo un diario católico fundado como un semanario llega a ser un referente legendario del periodismo nacional?

Cajías, que fue el fundador, el director, decía que ellos no querían hacer un periódico de curas, de parroquia, sino un periódico que llevara la presencia del cristianismo a la vida diaria, y eso hicieron. Lograron hacer un periódico competitivo en un momento en que habían dos diarios en La Paz, El Diario, que era la gran competencia; La Nación, que era el diario oficial del gobierno del MNR, y el vespertino Última Hora.

¿Cómo siendo un diario de tendencia conservadora, militante del anticomunismo, también defendió las libertades y derechos civiles y políticos?

Presencia nace durante la Guerra Fría, en la que habían dos bandos irreconciliables: el capitalismo y el marxismo, y Presencia sale con una voz, de estar circunscrita a la doctrina social de la Iglesia, que nace como alternativa a esas dos corrientes ideológicas, también con una clara defensa de los sectores desposeídos.

Entonces, evidentemente, se puede decir que era un periódico conservador en lo ideológico, en el sentido de que se oponía a la izquierda de la época, al marxismo de la época, pero era progresista en la medida que defendía los derechos políticos, los derechos civiles, los derechos humanos y también postulaba una acción a favor de los desposeídos.

¿Llegó a tener Presencia problemas con el poder?

Tuvo muchos problemas durante los gobiernos del MNR. Por ejemplo, en vísperas de la caída del MNR, del golpe del 4 de noviembre del 64, el Gobierno decretó una censura de prensa, que ha sido la última censura expresa. Es decir que cuando el Gobierno enviaba varios censores a los periódicos, los periodistas escribían sus notas y debían presentar sus notas al censor.

Éste leía y autorizaba lo que se podía publicar y tachaba lo que no y hubo una censura de más de un mes, que si mal no recuerdo fue en septiembre, octubre del 64. Y pasó algo muy curioso: Presencia y otros periódicos salían con una columna en blanco, con un recuadro en blanco o con palabras tachadas para evidenciar que habían sido censurados.

Recuerdo que, incluso, la telefonista de Presencia recibió la instrucción de contestar las llamadas de la siguiente forma “Aló, Presencia, diario censurado”. Esa ha sido, creo, la época más difícil… Después, los golpes militares, el golpe de García Meza.

En un libro suyo menciona que en la cobertura de la guerrilla del Che, los periodistas bolivianos recibieron el “bautizo de fuego”. Los periodistas de Presencia estuvieron en primera línea…

Precisamente, Presencia hizo una gran cobertura de la guerrilla, hecho que marcó la vida del país y también del periodismo boliviano. La cobertura de la guerrilla estuvo a cargo de José Luis Alcázar, Humberto Vacaflor, Raúl Rivadeneira Prada, entre otros periodistas.

Después, uno de los grandes éxitos del periodismo boliviano fue la publicación del Che Guevara en Bolivia. Cuando el Ejército negociaba la venta de los derechos, Presencia recibió un ejemplar del diario que se publicó en La Habana. Esa edición tuvo un tiraje de 150 mil ejemplares.

¿Cuáles son las principales enseñanzas de Presencia?

Yo creo que el principal legado de Presencia es precisamente su respeto a la ética, a los principios éticos. La manera de trabajar, independiente, la fiscalización del poder, de cumplir fielmente esos valores éticos.

Ahora bien, hay otra lección muy importante de Cajías, que la contamos en el libro. Cuando el gobierno del apartheid de Rodesia, el gobierno segregacionista, llegó a un acuerdo con Banzer para enviar colonos y racistas acá, para poblar el oriente. Entonces, el gobierno de Rodesia, que estaba negociando esto, quiso congraciarse con la opinión pública, porque era un régimen completamente aislado a nivel internacional por su política racista.

Entonces le invitan a Cajías a una viaje con todo pagado a Rodesia y Cajías rechazó la invitación. Y Harold Olmos le dice: “pero doctor, por qué no acepta, usted nunca tiene vacaciones, no volverá a tener oportunidad de hacer ese viaje. Por qué no va y se toma unas vacaciones y descansa”, y Cajías le responde: “Es que mi conciencia no tiene vacaciones”.

Pagina Siete.

Publicidad
FmBolivia