El MAS está desesperado

Siempre el MAS ha tratado de resolver con confrontación lo que no puede resolver con diálogo. No tiene una convicción democrática, entonces, por supuesto que la llamada de las Bartolinas Sisas no es un tema aislado.

Partamos desde este punto: las cifras no le cuadran al MAS. Ya no puede ganar en primera vuelta. Después del incendio en la Chiquitania riene un techo que está alrededor del 37 por ciento (de preferencia electoral) lo que significa que no hay posibilidad alguna de que gane en primera vuelta a no ser que sea con fraude, pero esta es una muy mala apuesta porque está tan desprestigiado el Órgano Electoral que cualquier intento de manipulación irá en su contra.

Al no haber posibilidades de que Evo Morales gane en una primera vuelta más allá de la di ferencia con el segundo, sencillamente porque no le alcanza para llegar al 40 por ciento, hay con certeza, segunda vuelta y ese es el punto. La ciudadanía ya lo saben y también sabe que en segunda vuelta gana Carlos Mesa.

Entonces por supuesto que en el MAS están desesperados. Ahora ya no se trata del cuento del Tribunal Constitucional, del cuento de la habilitación inconstitucional del Órgano Electoral, ya no se trata de desconocer el resultado de un referéndum.

Se trata de que ya no le alcanza el apoyo popular y este es un tema muy grave para el MAS, porque se decía ser el gobierno popular, el gobierno de las mayorías, entonces para disimular la grave situación que tienen están llevando adelante diversas estrategias. Tenemos que preocuparnos por varias de ellas más allá de la amenaza de las Bartolinas.

Publicidad