El fuego golpea más al agro y la ganadería; BCB no calcula daño

El sector ganadero y el de los agricultores son los más afectados por el gran incendio forestal de Santa Cruz. Según expertos, este incidente ambiental, sumado a otros factores, tendrá impacto en el crecimiento económico. Al respecto, el Banco Central de Bolivia (BCB) aseguró que todavía no se puede cuantificar el impacto.

El presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Óscar Pereira, indicó que gran parte de los afectados por el fuego en varias comunidades de la Chiquitania son pequeños productores, y que hasta la fecha se estima una pérdida económica que supera los dos millones de dólares.

“Necesitamos apoyo de las autoridades. Mañana (hoy) realizaremos una asamblea de ganaderos, para aprobar el uso de fondos de emergencia y dar ayuda inmediata a los productores afectados con urgencias como sal mineral y heno”, afirmó.

El presidente de la Federación de Ganaderos de Beni, Abdón Nacif, afirmó ayer la pérdida de 30.000 hectáreas de pastizales, por los incendios en esa región.

“En Beni se nos quemaron unas 30.000 hectáreas de pastizales, hay ganaderos damnificados porque se quedaron sin pasto”, lamentó, según reporte de la estatal ABI.

Desde hace dos semanas, un incendio que sigue sin ser controlado afecta el oriente boliviano. A la fecha, el fuego provocó la muerte de varias especies de animales y consumió las plantaciones de pequeños productores, árboles y pasturas, entre otros.

La incidencia en la economía

El economista Alejandro Arana señaló que el incendio se suma a otros factores negativos que se sienten en el país, como los bajos precios de los minerales y el menor volumen de gas vendido, que influyen en la economía.

“Hay una serie de fenómenos nacionales e internacionales y el tema de los incendios es uno más, no va a ser el principal, sino un factor más que tendrá repercusión en el resultado del crecimiento”, anticipó el experto.

Aclaró que el impacto en la economía no puede ser calculado ahora, ya que depende de que el fuego sea apagado pronto y no consuma una mayor superficie; hasta ahora se suma al menos 600 mil hectáreas afectadas.

El presidente del BCB, Pablo Ramos, admitió que en la actualidad sí hay una caída en el precio de los minerales como el estaño y admitió que por estas fechas se esperaba tener un mejor índice de precios de exportación.

“Hay problemas como en el estaño, el oro tiene un precio mejor y revaloriza nuestras Reservas Internacionales Netas, que han subido; los demás precios también están en situación difícil, pero son resultados del contexto internacional. Ahora, internamente, hay coyunturas no esperadas como la sequía y los incendios que se dan, que tienen un costo, pero eso el Gobierno está asumiendo”, señaló Ramos.

No obstante, sostuvo que de momento no se tiene cuantificada las pérdidas, por lo tanto, no se puede afirmar en cuánto puede impactar en el Producto Interno Bruto (PIB) de este año.

“La producción depende de las condiciones agrícolas, hemos tenido un buen año agrícola que ojalá no sea afectado por estos incendios. El otro día los vientos y heladas afectaron la ganadería, pero no tenemos una cuantificación que nos diga si habrá un impacto sobre el PIB”, respondió ante la pregunta si los incendios ocasionarán una reducción en la expansión de la economía boliviana, que para este año se prevé llegue a cerrar con 4,5%.

Sobre el mismo tema, el ministro de Economía, Luis Arce, informó ayer que se reasignaron recursos del Tesoro General de la Nación para financiar el despliegue técnico y humano, que requiere la lucha contra los incendios en el departamento de Santa Cruz.

Punto de vista
Juan Antonio Morales Expresidente del BCB

Puede agravar la situación fiscal

Los incendios forestales pueden incidir en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de dos maneras: afectando a la agricultura comercial del oriente del país, que en el primer trimestre del año había tenido un crecimiento muy dinámico y que perdería impulso, agravando la situación fiscal, que ya es delicada.

El gasto no previsto ni presupuestado, además de tener carácter ineludible para controlar los incendios, puede producir recortes en otros ítems, que se esperaba que contribuyeran al crecimiento, sobre todo en este año electoral.

Paralelamente, la guerra comercial entre China y Estados Unidos está frenando el comercio mundial y la tasa de crecimiento de los países. Hay varios analistas que piensan que se está en una recesión en ciernes en los países industrializados y que, además, se tendrá un crecimiento más lento de la economía china. Es sobre todo este segundo factor el que podría afectarnos este año.

Si se produce una recesión en los países industrializados, ella nos afectaría directamente el próximo año, pero puede tener efectos indirectos este año, al afectar las expectativas de los inversionistas.

Aún antes de los factores mencionados anteriormente, no creo que se pueda llegar al 4,5%, salvo que se manipulen las cifras para fines electorales. No lo creo, porque veo muy delicada la situación del sector de hidrocarburos, que era un motor muy importante de crecimiento.

Veo también una contracción del crédito bancario, porque los depósitos no están creciendo, lo que puede afectar a la producción del sector privado.

Hay que atender con eficiencia el drama de los incendios forestales, creo también que se necesita una reorientación del gasto público, un programa de inversiones públicas más selectivo y mejor pensado, y una revisión de la política cambiaria.

Pagina Siete.

Publicidad