El Alto: decomisan 38 canes, 6 eran utilizados para peleas

Sin orejas y entrenados para peleas, así son seis de los 38 perros que fueron decomisados ayer por la Policía Forestal y Medio Ambiental (Pofoma). En el operativo desarrollado en la ciudad de El Alto también se rescataron ocho gatos, todos ellos pasarán por una revisión médica para evaluar su condición de salud.

“Tenemos seis canes peligrosos. En este momento llamamos a los recintos penitenciarios si es que quieren recibirlos, si no, en el día se los va a neutralizar”, explicó el director departamental de Pofoma, Walter Andrade.

“Los criollos y otros (animales decomisados) han sido destinados a una veterinaria para que les hagan la revisión médica correspondiente, una valoración y de acuerdo al resultados veremos si mandamos (el caso) al Ministerio Público, o hacemos la devolución correspondiente”, añadió.

Entre los canes que se mostraron a los medios todos tenían correas. Algunos tenían bozal, otros por el contrario se ladraban entre ellos y uno estaba encerrado en una caja.

Andrade detalló que Pofoma no ve el tema de la comercialización, sino el maltrato animal. “No vamos por la comercialización, eso regula la alcaldía”, explicó.

La situación de los perros peligrosos es otra, los canes no serán entregados a ninguna persona particular. “El decomiso de estos canes se dispone en la Ley 553 de tenencia de razas peligrosas y se explica que una persona no puede tener una raza peligrosa en su poder. Se puede ver que estos canes tienen las orejas mutiladas y están estresados, eso porque han sido utilizados para peleas de perros”, lamentó.

El jefe policial dijo que se evalúa la posibilidad de enviar a los canes a una unidad militar o centro penitenciario. “La razón por la que mutilen las orejas es que para que en la pelea de perros no les agarren las orejas, es decir ya directamente para este tipo de actividad. Los maltratan y los mutilan, incluso los entrenan para que puedan morder más fuerte, por ejemplo, se ve que la quijada del animal, la musculatura a la altura de la mandíbula es más robusta”, detalló Andrade.

Por esa razón es posible que no los reciban, pues estos perros ya están adiestrados. “No los aceptan porque ya no pueden ser entrenados, las Fuerzas Armadas de igual manera, no los van a querer aceptar porque ya no pueden ser entrenados”, dijo. “Al no poder ser entrenados por ninguna unidad policial o militar, automáticamente hay que proceder a la neutralización de los mismos, porque estas razas son peligrosas”, añadió.

La Ley 553 de regulación de tenencia de perros peligrosos fue promulgada en el año 2014, luego del caso de la niña Rosalía, que fue atacada por dos perros de raza rottweiler en 2013 que le provocaron un daño cerebral severo. La norma establece que las alcaldías deben incluir métodos de identificación de animales y la definición sobre qué médicos veterinarios podrán dar certificaciones.

Pagina Siete.