Edificación causa daños a dos casas patrimoniales del centro

La demolición de un inmueble en la avenida Illimani provocó la caída del muro de una casa contigua y también causó rajaduras en otro inmueble . El dueño de la nueva construcción se comprometió a reparar los daños causados en las infraestructuras patrimoniales.

“Los nuevos dueños demolieron la construcción (que se encontraba en la avenida Illimani). Después sacaron la tierra con maquinaria pesada sin tener el menor cuidado y afectaron a las casas aledañas”, contó Raúl Baldiviezo, propietario del inmueble patrimonial que se encuentra en la misma avenida.

Este año se vendió una casa que se encuentra al inicio de la avenida Illimani, casi esquina Bueno. Cuando los nuevos propietarios derribaron la construcción antigua, según las denuncias de los vecinos, utilizaron maquinaria pesada para retirar el material. Este hecho, denuncian, causó rajaduras en las viviendas contiguas.

El martes por la noche, el muro de tres pisos de alto de la casa que se encuentra detrás de la nueva edificación se vino abajo. El derrumbe causó alarma en los vecinos, la mayoría de los cuales estaban en sus dormitorios. Bomberos y personal municipal acudieron de inmediato, informó la comuna.

Luego de una inspección, el subalcalde del Macrodistrito Centro, Fernando Valencia, logró que el propietario del inmueble firme un compromiso para reparar los daños causados a sus vecinos. “Se suscribió un convenio y ahora corresponde a las partes firmar un nuevo documento -más elaborado y con abogados- que permita detallar los gastos que cubrirá el constructor”, afirmó la autoridad.

Descartó que la obra fuera ilegal e informó que los dueños cuentan con los permisos para la demolición y edificación de un nuevo inmueble. Sin embargo, “toda construcción nueva debe tomar previsiones, un plan de contingencia, porque al demoler un muro puede afectar a los vecinos”, explicó.

Por su parte, la jefa de fiscalización de la subalcaldía, Margot Cuentas, afirmó que el problema se originó por dos razones. La primera es por las excavaciones. La segunda es porque en el inmueble que está detrás, pese a ser patrimonial, se realizó varias intervenciones ilegales. “Hicieron una edificación de mala calidad y cuando se excavó, ocasionó que se caiga el muro. Pero el propietario se comprometió a resarcir los daños”, dijo.

Los afectados retiraron ayer sus pertenencias porque el lugar se encuentra inhabitable.

Pagina Siete.

Publicidad