Dos violadores de menores sentenciados

El fiscal departamental de Tarija, Aimoré Álvarez Barba, informó ayer que tras demostrarse responsabilidad por hechos de agresión física y violación sexual contra menores, las autoridades judiciales emitieron sentencia contras dos acusados, Roberto P. H. a 25 años de cárcel por violar a su hijastro de 8 años y Raúl F. C., a 20 años por violación sexual contra una menor de 14 años.

“En las investigaciones se tomó la declaración de la víctima, el certificado médico forense y la pericia psicológica que fueron elementos probatorios importantes para que el Tribunal dictara sentencia para el acusado”, explicó Álvarez con relación al caso Raúl F. C.

Los datos señalan que el primer acto de vejación fue en el 2017 cuando la víctima se encontraba sola en su habitación, donde el hombre ingresó con el pretexto de jugar cartas y procedió a cometer el abuso sexual. En el momento del hecho la madre se encontraba en la universidad.

Posteriormente, los hechos de violación en contra la integridad física y sexual de la menor eran más frecuentes, tantas veces que la víctima no recuerda.

La menor de 14 años señaló que el último hecho de agresión sexual que sufrió fue en febrero de 2018, cuando el denunciado le dejó marcado en el cuerpo con chupones.

En esa fecha, la madre al percatarse de las lesiones de su hija le preguntó lo que ocurría y la menor, cansada de sufrir, le contó de todas las violaciones que venía sufriendo. Situación que desencadenó en la denuncia formal contra el autor Raúl F. C.

Respecto del caso de Roberto P. H., autor del delito de Violación de Infante, Niña, Niño o Adolescente Agravada en contra de su hijastro de 8 años, la autoridad del Ministerio Público afirmó que se colectaron todas las pruebas .

“Como Ministerio Público hemos colectado todos los elementos probatorios que demostraron la culpabilidad del ahora sentenciado, quien deberá cumplir la condena en el Penal de Morros Blancos”, informó Álvarez.

Según el cuaderno de investigación, el hecho se suscitó el 04 de mayo del 2017 cuando Roberto P. H., concubino de la madre de la víctima, aprovechando de su fuerza, procedió a cometer el vejamen en contra de su hijastro de ocho años de edad.

Luego del hecho, el agresor amenazó al menor indicando que si contaba lo ocurrido lo mataría a él, a su madre y a su hermano de dos años de edad.

El Diario.