Djokovic-Nadal, otra batalla en Roma

El serbio Novak Djokovic, número 1 del ránking ATP, venció 6-3 y 6-7(2) y 6-3 ayer al argentino Diego Schwartzman y selló el billete para la final del Masters 1000 de Roma, en la que se verá las caras con el español Rafa Nadal, verdugo del griego Stefanos Tsitsipas.

Djokovic, cuatro veces campeón en la tierra batida romana, tuvo que sufrir hasta el final para ganar el tercer partido en otros tantos enfrentamientos con Schwartzman, que llegaba a su primera semifinal Masters 1000 tras eliminar al japonés Kei Nishikori y sin perder ningún set en cuatro partidos.

El argentino, que ya había llevado al límite a Djokovic en el último Roland Garros, al rendirse solo en el quinto set, pagó la única quiebra del primer set y lo perdió 6-3, pero su reacción en el segundo fue contundente.

El de Buenos Aires quebró dos veces a Nole, pero en ambos casos el serbio se las devolvió, lo que forzó el desempate. Allí, Schwartzman estuvo intratable, agredió a Djokovic y llegó al tercer parcial gracias a un duro 7-2.

La inercia estaba a favor de Schwartzman, que empujado por varios aficionados argentinos presentes en las gradas de la pista central, podía aprovechar el hecho de que Djokovic tuviera que competir hasta la 1.00 de la madrugada del viernes para doblegar a Juan Martín Del Potro, con un notable desgaste de energías.

El equilibrio fue máximo, pero en el momento decisivo, “Nole” logró aprovechar su única opción de rotura, con empate 3-3 en el luminoso, para quitar el saque a Schwartzman y triunfar con un 6-3 final.

Tras un partido de dos horas y 31 minutos, Djokovic selló el billete para la final, en la que le espera un Nadal que eliminó horas antes a Tsitsipas, tomándose la revancha por la derrota que el ateniense le infligió la semana pasada en Madrid.

Nadal, ocho veces campeón en la tierra batida del Foro Itálico, siempre controló el juego, estuvo contundente con el “drive” e hizo valer dos roturas, una por parcial, para acabar con un Tsitsipas que, pese a esta derrota, alcanzará el lunes su mejor posición en el ránking, la sexta.

El Diario