Dimite la directora de procesos electorales por falta de apoyo

En días decisivos para definir el calendario electoral y lanzar la convocatoria para las elecciones generales, renunció la directora nacional de Procesos Electorales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Goreti del Consuelo Grigoriu Rocha.

La ahora exfuncionaria afirma que su dimisión se debe a que no contó con apoyo y confianza de la sala plena del ente electoral.

“Durante todo este tiempo no he contado con el apoyo y la confianza de sala plena percibiendo por el contrario un permanente rechazo o descalificación de todo lo que se proponía, con afirmaciones que ponen en duda las intenciones con la que se realiza cualquier propuesta o actividad”, se lee en la carta que Grigoriu envió el 19 de marzo a María E. Choque, presidenta del TSE.

La renuncia de Grigoriu se conoció horas después de que el TSE decidiera adelantar las elecciones para el 20 de octubre, disposición que generó que el ente electoral tropiece con los plazos que establecen la Ley de Régimen Electoral y la nueva Ley de Organizaciones Políticas.

La dirección que lideraba Grigoriu está encargada de organizar la logística del proceso electoral, además de elaborar y hacer seguimiento al calendario electoral de todos los comicios.

La salida de Grigoriu se suma a la de otros funcionarios de trayectoria y que ocuparon altos cargos en esa entidad. En enero, a 22 días de las primarias -en ausencia de Antonio Costas y Dunia Sandoval (ahora exvocal)-, se registraron las últimas dos salidas. La presidenta del TSE y los vocales Idelfonso Mamani, Lucy Cruz y Lidia Iriarte destituyeron de sus funciones al jefe de base de datos y al jefe de seguridad tecnológica de infraestructura.

Grigoriu, con 15 años de experiencia en procesos electorales, fue presidenta del Tribunal Electoral Departamental de Cochabamba, por ello pasó a ocupar el cargo de directora de Procesos Electorales.

En su carta, Grigoriu agrega “que a lo largo de un año realizó sus mejores esfuerzos por tratar de organizar el Servicio de Procesos Electorales y sentar las bases para la estandarización de los procesos con miras a la obtención de la certificación ISO Electoral”.

En esa lógica -dice en su misiva- se llevaron adelante la elección de alcaldes, revocatorias de mandato, se acompañó y se coordinó con los tribunales departamentales; y en el caso de las elecciones primarias, se trabajó desde la planificación hasta la evaluación.

Para legisladores de oposición, la renuncia es una muestra de que hay funcionarios del TSE que aún tienen ética y no quieren ser cómplices de la manipulación.

“Entiendo que las personas que renunciaron hasta ahora, tienen todavía un poquito de ética y no quieren ser cómplices de la manipulación de los resultados electorales en favor de Movimiento Al Socialismo. El TSE se volvió una tropa de llunk’us, tal si fueran funcionarios de Gobierno”, afirmó el diputado Amilcar Barral.

La diputada Alicia Canqui, del MAS, aseguró que ningún funcionario es indispensable y que la salida de Grigoriu no afecta “en nada” al TSE, porque los vocales tienen todo programado.

“La salida de Grigoriu no significa nada ni va a generar ningún problema. Los vocales tienen todo previsto, ellos ya han organizado todo lo referente a las elecciones, ellos no hacen nada de un momento para otro”. afirmó Canqui.

pagina Siete.