Diego Ayo renuncia y CC acusa al MAS de “mentir ” sobre sus vocerías

Diego Ayo renunció ayer a la vocería nacional de Comunidad Ciudadana (CC), después del revuelo que generaron sus declaraciones sobre los recursos de esa alianza para su campaña. José Luis Bedregal, dirigente de CC, acusó al MAS de mentir sobre las vocerías de esa alianza.

“Estimado Carlos, un error me aleja de Comunidad Ciudadana. Considero que era una notable oportunidad para contraatacar. Nunca hubo duda que el Gobierno se comportaría como suele hacerlo: manipulando la información descaradamente”, se lee en la carta de renuncia de Ayo.

La dimisión se dio después de que el masismo y Bolivia Dice No pidieran cuentas a CC por las declaraciones que hizo Ayo a Página Siete en una entrevista, publicada el domingo. “Junto con las candidaturas, el 27 de julio vamos a lanzar el programa, dentro de una asimetría electoral que igual hay que decirla. Solamente Manuel Canelas maneja más de 150 millones de dólares y nosotros no llegamos ni a 10 millones de dólares juntando todos los aportes”, declaró el exvocero.

El lunes, el vicepresidente Álvaro García Linera dijo que CC se financia o con dinero del “narcotráfico” o de países “enemigos”. “Ese dinero: o viene del narcotráfico o viene de países extranjeros enemigos de Bolivia”, afirmó.

El candidato de CC, Carlos Mesa, a través de una transmisión de Facebook Live, descalificó las declaraciones de García Linera, a quien llamó “mentiroso”. Ayer, el postulante dijo que el presupuesto de CC para la campaña es “una cifra mucho menor” que 10 millones de dólares.

Legisladoras del oficialismo y dirigentes de Bolivia Dice No insistieron en que CC dé a conocer el origen de sus recursos.

Después de la renuncia de Ayo, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, indicó que hay “un problema estructural” que “asfixia a CC”. “Han cambiado voceros en siete oportunidades. El último de ellos tuvo una permanencia de siete días por destapar el financiamiento millonario de su campaña, arruinar una posible alianza con SDM y minimizar la corrupción en el GAM de La Paz”, tuiteó Salvatierra.

Bedregal, también vocero de CC, explicó que esa alianza tiene un equipo de vocerías: siete vocerías nacionales, además de vocerías departamentales.

En ese marco, el dirigente explicó que los voceros nacionales son José Antonio Quiroga, Edwin Herrera, Carlos Alarcón, Paola Cortez, José Manuel Ormachea, además de su persona. En ese equipo estaba Ayo.

“Hoy en día la política no es como en el siglo pasado, donde existían los políticos que eran todólogos que podían hablar temas de economía, constitucionales, sociales. Tenemos voceros que están especializados en diferentes temas”, afirmó Bedregal.

El dirigente también acusó al MAS de tergiversar “absolutamente” el tema de las vocerías de CC. “Hay una intención con mala fe, pero que ya se le hizo (al MAS) una práctica común, decidieron asumir la mentira como medio electoral”, manifestó.

El diputado oficialista David Ramos dijo: “El MAS no tiene nada que ver. El vocero de Mesa fue quien dijo que tienen 10 millones de dólares para la campaña, y lo único que pedimos es que expliquen de dónde sacan el dinero”.

Punto de vista
Franklin Pareja Analista político

“Ayo sabe hacer goles, pero no es arquero”

Existe una evidente descontextualización de las palabras de Diego Ayo, premeditadamente recortan su afirmación, para que el sentido parezca diferente.

Creo que no fue una buena idea que Diego Ayo sea vocero, su perfil dista mucho de esa función, fue un error táctico. Ayo podía y aún puede ser un candidato que dé mucha pelea, la vocería es una función de apaciguamiento, contención y dosificación de la información. Ayo es brioso, ataca, tiene claridad mental y mucha información de buena calidad, es ideal para punta de lanza. Futbolísticamente hablando es un “9”, sabe hacer goles, pero no es arquero. Error táctico al interior de Comunidad Ciudadana.

Con respecto al financiamiento de los partidos políticos, este asunto no debería generar tanta polémica ni mucho menos las hipócritas reacciones que se están produciendo. Estos recursos podrían ser comprobables sin mucho esfuerzo. No entiendo por qué se escandalizan cuando se habla de unos supuestos 10 millones de dólares, una cifra que a escala nacional no es tan grande.

En realidad, lo abyecto de este proceso electoral es lo que no está regulado ni tampoco fiscalizado, y en esa condición, el oficialismo cuenta con una ventaja única que genera absoluta asimetría: El que su candidato sea al mismo tiempo presidente, pues resulta absurdo el querer disociar la gestión de Gobierno con la campaña electoral.

Pagina Siete.