Deuda externa va en aumento

La deuda externa incrementó, de 10.287 millones de dólares a 10.302 millones de abril y mayo en la presente gestión, mientras queda por desembolsar la suma está en alrededor de 6.000 millones. El Banco Central de Bolivia (BCB) sostiene que la misma es sostenible y contribuye al desarrollo económico y social del país.

El Banco Central de Bolivia asegura que la Deuda Externa del país se encuentra en niveles sostenibles y muy por debajo de los límites establecidos por los organismos internacionales, ya que al 31 de mayo de 2019 el saldo de la misma alcanzó a 10.302 millones de dólares.

En ese sentido, Pablo Ramos Sánchez, presidente del Ente Emisor, explicó que el saldo de las obligaciones contraídas por el país está en 23,6 por ciento en comparación con el Producto Interno Bruto (PIB), cuando el indicador de solvencia de la deuda establece un límite del 50 por ciento. «Esto refleja un amplio margen de endeudamiento» , argumentó

Mientras en su boletín de prensa del Ministerio de economía y Finanzas Públicas sostiene que la deuda sigue siendo sostenible, a diferencia de gestiones anteriores a 2006 cuando el endeudamiento llegaba a más del 50 % del PIB (en el año 1987 llegó al 99 % del PIB).

Mientras la deuda externa pública subió de 4.942 millones de dólares en 2005 a 10.302 millones a mayo de 2019, el PIB se cuadruplicó al pasar de 9.574 millones de dólares en 2005 a 40.581 millones en 2018, lo que refleja una brecha cada vez mayor entre ambas variables.

Al respecto, los economistas ponen sus reparos en los datos que brindan las autoridades sobre el crecimiento del PIB, ya que indican que siendo que hidrocarburos y minería cayeron, y que la agricultura sufrió por el cambio climático se muestra crecimiento.

Deuda per cápita

Por otro lado, la deuda externa per cápita (por persona) subió de 536 dólares en 2005 a 900 dólares en 2018, en tanto que el PIB per cápita se incrementó en más de tres veces, pasando de 1.037 dólares en 2005 a 3.589 en 2018.

Respecto a la diversificación de los acreedores, se puede observar un crecimiento importante respecto de China, que subió de 0,6 por ciento de participación en 2005, a 8,7 por ciento a mayo de 2019.

Mientras se observa una disminución de las obligaciones con organismos internacionales, como el Banco Mundial, la CAF y el BID. Pero también por los bonos soberanos que emitió el gobierno en varias oportunidades.

El Diario.

Publicidad