Deuda contratada y desembolsada del país llega a $us 13.000 millones

Ante la falta de recursos por concepto de exportaciones, el Gobierno recurre a los créditos internacionales, y a la fecha ya tiene deuda desembolsada y contratada por 13.800 millones de dólares, sostuvo la diputada Jimena Costa.

La reducción de ingresos por la venta de gas a Brasil y Argentina, debido a la baja demanda, obliga al Gobierno a acudir a créditos externos y subir la deuda de largo y mediano plazo destinado a obras de infraestructura.

Sin embargo, la diputada Ximena Costa opina que mientras el Gobierno gasta recursos del Estado en su campaña electoral, la deuda externa crece de manera alarmante, y para ello presentó datos que revelan una deuda desde 2006 hasta la fecha de 13. 800 millones de dólares, mediante 195 contratos, convenios internacionales desembolsados y deuda contratada, según reportó Radiofides.

“Es una deuda desembolsada y otra contratada, de la que hablo, de los convenios internacionales que el Estado firma por financiamiento externo, aunque no te hayan dado el total al principio, igual es una deuda en la que ya está puesta la fe del Estado”, dijo Costa.

Considerando sólo la deuda contratada y no sólo la desembolsada, los principales acreedores del país son la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y China.

Costas considera que el país pierde su bonanza económica, por la deuda externa que crece cada año.

MODELO

Economistas y empresarios advirtieron que la bonanza económica terminó con la llegada de los precios bajos de las materias primas en el mercado internacional, que es la base del modelo económico del Gobierno, y es por ello que plantearon modificar el mismo para enfrentar la crisis internacional, y abrir más espacio al emprendimiento privado.

Sin embargo, el Gobierno en reiteradas oportunidades señaló que el modelo va bien y más bien se profundizará, y que el mismo nuevamente pone a Bolivia como líder en crecimiento económico de Sudamérica, según los organismos internacionales.

Pero los expertos en el tema le recuerdan al Gobierno que si bien ponen a Bolivia como el país que más crecerá en la presente gestión, proyectan menor crecimiento para los próximos años, y para los vecinos una recuperación.

EXPORTACIONES

Por quinto año consecutivo Bolivia registrará un déficit comercial, debido a los precios bajos de las materias primas en el mercado internacional, pero más que todo por la menor nominación que realizan Argentina y Brasil, en sus compras de gas.

Las exportaciones a mayo sumaron alrededor de 3.410 millones de dólares, mientras que las importaciones alcanzaron 4.114 millones, lo que representa un déficit de 704 millones.

Un boletín del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas señala que la importación de bienes se incrementó 5,8 por ciento en valor y 17,0 por ciento en volumen, alcanzando a 4.114 millones de dólares, y de éste total el 76,5 por ciento (equivalente al 89,3% del volumen) comprendió materias primas, productos intermedios y bienes de capital, los cuales son destinados a fortalecer el aparato productivo boliviano.

Entre los rubros con las mayores incidencias positivas destacan las adquisiciones de bienes de consumo duradero, materias primas y productos intermedios para la industria, y bienes de capital para la agricultura, que se tradujo en la adquisición de automóviles diversos, motocicletas, tractores, cosechadoras, trilladoras, sembradoras, insecticidas, herbicidas y fungicidas en apoyo al sector agrícola e industrial, complementa la nota de prensa.

También reconoce que el déficit comercial obedece principalmente por la disminución en las exportaciones de hidrocarburos (18,1%) y minería, que en conjunto incidieron negativamente en 11,2 puntos porcentuales al desempeño de las exportaciones, y como resultado las mismas registraron una disminución de 9,6 por ciento. “Concretamente, la venta de gas reportó 1.027 millones de dólares, menor en 20 por ciento al monto anotado en similar período de 2018, debido a las menores nominaciones de Argentina (1.878 millones de metros cúbicos) y Brasil (2.405 millones de metros cúbicos), que significaron caídas de 33,1 por ciento y 28,0 por ciento en el volumen, respectivamente.

El Diario.