Desde 2017, Evo Morales entregó tres sedes a periodistas afines a MAS

Desde 2017, el presidente Evo Morales entregó dos sedes y un centro para trabajadores de la prensa afines al partido de Gobierno. Periodistas consultados ven que la entrega de ese tipo de obras se enmarca en una “estrategia prebendal” para “acallar” a los comunicadores. El masismo rechaza las sindicaciones.

El caso más reciente ocurrió el 5 de julio, cuando Morales entregó una sede social al Sindicato de Trabajadores de la Prensa de Tarija. La obra fue edificada con una inversión de poco más de 2,3 millones de bolivianos, procedentes del programa Bolivia Cambia, Evo Cumple.

En esa oportunidad, en el acto central, Héctor Aguilar Mercado, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia, dijo a Morales: “Hermano Presidente, siga adelante, que el pueblo lo requiere, el pueblo lo necesita, para que siga apoyando a los más pobres”.

El 1 de junio de 2017, el presidente Morales entregó una sede para la Federación de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz. El proyecto tiene tres niveles y demandó una inversión de 2,3 millones de bolivianos.

A esa entrega también asistió Aguilar Mercado, quien dijo en esa oportunidad que la sede “no es una dádiva, sino un derecho de toda organización sindical”.

El 19 de marzo, el Jefe de Estado inauguró el Centro Cultural de la Prensa en Sucre. La obra fue ejecutada por el Gobierno, en coordinación con la Alcaldía, con una inversión de 2,2 millones de bolivianos, según ABI.

En esa oportunidad, el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Chuquisaca, Edwin Urizar Campos, sostuvo: “Han sido años de gestiones, parecía un trámite que nunca avanzaba hasta que aparecieron aliados estratégicos (…). La decisión del presidente Morales fue central”.
El edificio entregado en Santa Cruz, en junio de 2017.

La periodista Zulema Alanes afirmó que el Ejecutivo despliega una “estrategia prebendal” con la entrega de sedes al sector de la prensa.

“Es una estrategia del Gobierno, a través de la cual se pretende controlar a los sindicatos y a las organizaciones sociales en general. Es el mecanismo que durante 13 años mantuvo”, puntualizó.

El periodista Mario Espinoza coincidió con Alanes y afirmó que el Ejecutivo tiene un sistema de “premios prebendales” y “honores”, que se da -dijo- a “ciertos periodistas entre comillas”.

“El Gobierno se nota que con la plata de los impuestos puede comprar inmuebles, y en este caso en el fondo está comprando conciencias”, remarcó.

En criterio del periodista Andrés Gómez, recibir “regalos” de cualquier tipo y de cualquier Gobierno pone en riesgo de convertir a un periodista en “taquígrafo del poder”, y lo aleja de su misión de servir a los gobernados. Además -subrayó-, compromete su independencia y credibilidad, porque los periodistas trabajan con la materia prima llamada “libertad de expresión”, derecho básico para el pluralismo y la búsqueda de la verdad.

“Para prevenir esta vergüenza, el artículo 8 del Código de Ética Periodística del Consejo Nacional de Ética establece: ‘No recibir remuneración, obsequio o prebenda alguna de instituciones o personas públicas o privadas que frecuentan en el ejercicio del periodismo’”, afirmó.
El Centro Cultural que se entregó en Sucre, en marzo.

Gómez agregó: “El Gobierno del MAS tiene un objetivo al realizar obras con dinero público: mostrarse dadivoso con los trabajadores de la prensa para ocultar las violaciones que comete contra la libertad de expresión y derecho a la información”.

El diputado opositor José Carlos Gutiérrez señaló que con la entrega de obras para la prensa, el Ejecutivo “socava la institucionalidad de la prensa”. “La prensa es privada y el Gobierno no puede entregar obras a privados”, añadió.

El diputado oficialista Édgar Montaño rechazó los cuestionamientos. “Rechazamos contundentemente cualquier aseveración de tergiversación de una labor del Presidente. Que no nos digan que es un acto para comprar conciencia de los trabajadores de la prensa, es una exageración”, manifestó.

Pagina Siete.