Denuncias de acoso político y amenazas debilitan al MAS

2

En la última semana, diferentes legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS) denunciaron ser víctimas de acoso político, hostigamiento e incluso amedrentamientos de sus mismos colegas, considerados el ala “radical” del partido liderado por Evo Morales. Algunos parlamentarios creen que estas acciones “debilitan” a ese movimiento y afirman que está atravesando una “crisis”. Mientras que el jefe de bancada niega el extremo.

Una de las denuncias que causó polémica fue la de la diputada del MAS por El Alto, Clery Vargas, quien, con lágrimas en los ojos, denunció por acoso político a sus colegas Sonia Brito y Brígida Quiroga, a quienes acusó de amedrentarla para forzarla a aprobar la Ley de Garantías.

Vargas objetó la Ley de Garantías por brindar protección a exfuncionarios que querrían aprovecharse de la situación que atraviesa el país para quedar impunes.

En su denuncia, la legisladora contó que Brito le mandó un video del hermano de Víctor Borda, quien postrado en cama relata que fue agredido y que su casa fue quemada. Según Vargas, Brito acompañó ese video con un mensaje en el cual le decía que eso mismo les pasaría si no aprueban la Ley de Garantías.

Otro caso, es el de la diputada del MAS, Concepción Ortiz, quien aseguró que al interior de su bancada existe una “rosca” y manipulación en el trabajo legislativo durante cuatro años de gestión. En específico, acusó a su colega Sonia Brito.

La última pugna interna en el MAS, es la denuncia que hizo la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa contra su colega, Adriana Salvatierra, a quien acusó de obstaculizar su trabajo. Además, indicó que sufre “hostigamiento político y psicológico” por parte del oficial mayor del Senado, Eduardo del Castillo, afín a Salvatierra.

SIN DIVISIÓN

Por su lado, el senador del MAS, Efraín Chambi, descartó que haya división en la bancada de ese partido. (ANF)