Denuncian que la Fiscalía no inició investigación a choferes

El diputado Rafael Quispe cuestionó que el Ministerio Público no avanzó en la investigación sobre la denuncia que se presentó contra los exdirigentes y representantes de la Federación Departamental 1ro de Mayo por recibir en cuentas particulares recursos del peaje.

Quispe y Wilson Santamaría, diputados de Unidad Democráta, denunciaron ante la Fiscalía a los dirigentes Ismael Fernández, Rubén Sánchez, Fortunato Sirpa, José Antonio Choque, Crisóstomo Choque y Mario Silva.

“Hemos presentado las denuncias el 15 de febrero, estamos a 5 de abril (ayer) y no hay nada. El cuaderno de investigaciones está vacío, no hay nada de avance, no se convocó a los investigados”, precisó el legislador.

Anunció que como no se tienen avances, el lunes a las diez horas nuevamente junto al diputado Wilson Santamaría se dirigirán al Ministerio Público para ratificar la denuncia, con el fin de que se dé inicio de una vez a las investigaciones.

Paralelamente, dijo que observan con mucha preocupación que se susciten enfrentamientos entre choferes de base, unos por pedir cuentas y otros por defender a los dirigentes, y que el Gobierno no haga nada.

“Vemos que no hay intervención de parte del Gobierno porque los choferes sindicalizados son sus aliados políticos, por lo tanto, hay protección y por eso no se los investiga, pese a que hay suficientes elementos que demuestran la culpabilidad de estos dirigentes”, afirmó Quispe.

El secretario ejecutivo de la Confederación del Transporte Libre de Bolivia, Gróver Cuevas, anunció que el martes pedirán la anulación del aporte y además no permitirán que se arremeta contra los choferes que exigieron una rendición de cuentas.

“El martes tenemos una reunión con el ministro de Obras Públicas (Óscar Coca), en el caso de que él no acepte abrogar ese aporte de los 20 centavos, nos veremos obligados a marchar contra la transferencia que hace Vías Bolivia. Porque el presidente Evo Morales claramente dio la orden (en una anterior reunión con el sector) de anular y hasta ahora no lo hacen”, advirtió Cuevas.

El miércoles y jueves pasado, vehículos de los sindicatos disidentes Eduardo Abaroa y Pedro Domingo Murillo fueron apedreados por sus pares de la Federación Andina de Choferes de El Alto, en una pelea por el uso de rutas en la ciudad que saldó con al menos 30 buses dañados y ocho personas heridas.

El enfrentamiento se suscitó porque la Federación Andina de El Alto determinó que ya no permitirá el ingreso a esa ciudad de los micros del Sindicato Eduardo Abaroa, cuyo secretario general lidera el movimiento disidente para pedir rendición de cuentas de los 20 centavos que se retiene en el peaje para un Fondo de Salud.

Los recursos económicos fueron a cuentas particulares de dirigentes de la Federación 1ro de Mayo.

Pagina Siete.