Defensa del Silala está mal encaminada