Decenas de periódicos desconocidos tuvieron millonaria publicidad

304

La Razón recibió más de Bs 12 millones en los últimos 3 años. El periódico Kausachun Coca recibió más publicidad que varios diarios de circulación nacional.

El diario La Razón de La Paz y periódicos de reciente creación y desconocidos en el país se llevaron gran parte de la publicidad estatal durante los tres últimos años del gobierno de Evo Morales, según una investigación realizada por el Ministerio de Comunicación.

En los años 2017, 2018 y 2019, el diario La Razón captó más de 12 millones de bolivianos en publicidad, seguido por El Periódico de Tarija, que recibió casi 4,5 millones de bolivianos durante ese tiempo, mucho más que cualquier otro diario de circulación nacional y con mayor tiraje. Además, en Tarija hay otros impresos más antiguos que El Periódico, como El País y el Nuevo Sur.

El otro diario que recibió más de 4 millones de bolivianos es La Estrella del Oriente, de propiedad del abogado cruceño Carlos Subirana, quién nombró a Marianela Paco como directora de ese medio, un tiempo después de que ella dejara el cargo de Ministra de Comunicación en el gobierno de Evo Morales.

El otro dato llamativo es que el periódico sensacionalista Extra, que es del mismo grupo empresarial de La Razón y la Red ATB, ocupa el quinto lugar en la lista de los periódicos con una cuantiosa publicidad del gobierno, con más de 3,6 millones de bolivianos recibidos en ese periodo de tiempo. La red ATB, de los mismos dueños, recibió del gobierno de Evo Morales más de 100 millones de bolivianos por publicidad, por encima de todos los canales de televisión. Sólo por debajo del canal estatal.

Este grupo de medios fue incluido por el periodista Raúl Peñaranda en el grupo de medios “paraestatales”.

Otros periódicos también con bajo tiraje figuran entre los elegidos por el Gobierno para destinar gran parte de su publicidad. Éstos están entre los 20 periódicos con más publicidad estatal: Prensa Rural, El Fulgor (Oruro), Nuestra Voz, Los Andes, La Época (de Hugo Moldiz, exministro de Gobierno), El Porvenir del Valle, El Mamoré, Prensa Latina (de la Agencia de Noticias de Cuba), Libertador (periódico inaugurado por el exgobernador Esteban Urquizu y que con la caída de Evo Morales dejó de circular), Visión Z. Éstos recibieron entre 1,2 millones de bolivianos y 2,2 millones de bolivianos cada uno en los tres años.

“Hay gente que realmente ha hecho sus publicaciones, ha hecho semanarios que se distribuían con algún tipo de información, pero hay otros que no se sabe si salía la publicación más allá de cuatro paredes. Semanarios que estaban editados por una sola persona y que recibían mucha publicidad”, afirmó la ministra de Comunicación, Isabel Fernández, en una entrevista con Página Siete.

La ministra se refiere a una larga lista de medios de comunicación con nombres hasta extravagantes como “Galopando con el Chúcaro”, que pese a ser una revista bimensual se llevó más de 200.000 bolivianos en publicidad, más que incluso el periódico Los Tiempos de Cochabamba (el diario de mayor tiraje en ese departamento) o El Día de Santa Cruz.

Otro medio de comunicación impreso en Sucre es el Libertador, que desde su creación se llevó toda la publicidad del oficialismo. Este impreso fue lanzado por socios de la Universidad Domingo Savio, de Tarija, y por el entonces gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu. Este periódico nació como un medio de circulación regional. El diario fue lanzado en un acto oficial en la Casa de la Libertad.

Ese impreso captó en Sucre toda la publicidad estatal, a pesar de tener poca circulación, comparada con la del Correo del Sur, el mayor diario de ese departamento. Libertador nació con Urquizu y salió de circulación con la caída de Evo Morales.

¿Periódico Kausachun Coca?

El medio de comunicación más importante de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, cuyo máximo líder es Evo Morales, es la Radio Kausachun Coca. Sin embargo, el informe de la Ministra de Comunicación revela que también hay un impreso con el mismo nombre. Este periódico está entre los que más dinero recibió del Gobierno por publicidad, más de 1,3 millones de bolivianos (En la gráfica sólo aparece el monto de 2019).

Recibieron publicidad hasta periódicos colegiales (El Colegial) y otros desconocidos, como Ciudad Blanca, Lee.com, El Norte al Día, Mi Gran Chaco, la Ventana, El Chuquisaqueño, Le Monde Diplomatique (de Ricardo Bajo), La Voz del Vecino, Trinchera Tarijeña, Mi Cocha, Datos y otros.

Punto de vista

Marco Dipp, director de Correo del Sur

El “Libertador” a veces no salía

En la primera quincena de mayo de 2016 apareció en Sucre el diario el Libertador, muy coincidentemente con la orden oficial proveniente desde las más altas cúpulas de Gobierno, de aplicar un veto publicitario total contra Correo del Sur. Fue así que toda institución del Estado controlada por autoridades vinculadas al gobierno de entonces suspendieron de manera vertical cualquier publicación en Correo del Sur para trasladarla a ese diario que en la práctica era una publicación fantasma porque su circulación, cobertura y lectoría eran casi nulas.

Jamás vi algo así, porque la ejecución del veto fue operada por los ministerios, empresas públicas instituciones descentralizadas, desconcentradas, e inclusive por los niveles subnacionales, llegando inclusive a otros poderes del Estado (asamblea legislativa y órgano judicial).

Fue el más duro golpe al periódico Correo del Sur en el contexto de la asfixia económica y el punto de partida de la crisis que hoy, en el marco de la pandemia, nos tiene al borde del colapso total.

Las instituciones de todo el Estado fueron obligadas a publicar en ese diario, aun con todas las responsabilidades legales que ello implicaba, porque la publicidad se supone que es para su mayor difusión e inclusive para efectos legales (en el caso de avisos de Ley) el Libertador comenzó a circular muy irregularmente el año 2019, a veces solo salía cuando aparentemente tenía contratos con alguna institución de gobierno.

Entiendo que dejó de salir durante el proceso electoral de octubre de 2019 y desde la caída del ex presidente no volvió a circular nunca más.

Página Siete