Daño renal cuando diabetes no se atiende

Por el daño renal, decenas de personas de toda edad son dependientes de máquinas que mantienen con vida a los enfermos.

Rigurosidad o disciplina en el tratamiento de la diabetes es una de las mayores recomendaciones que realiza la Unidad de Enfermedades no Transmisibles, con la finalidad de evitar que las personas lleguen a dañar sus riñones y depender de una máquina de hemodiálisis de por vida.

“Si no tomo con regularidad mi medicación y solo tomo cuando me siento mal, con el tiempo presentaré daño renal y los pacientes que presentan este daño, necesariamente su riñón no se recupera y que necesitan es depender de una máquina de hemodiálisis o un trasplante renal. Existen jóvenes que están en máquinas de hemodiálisis, pero la diabetes no es la única enfermedad que genera riesgo en los riñones, existen otras enfermedades o consumo de ingesta de bebidas alcohólicas que provoca el daño renal”, aseveró la responsable de la Unidad de Enfermedades no Transmisibles del Servicio Regional de Salud (Seres), Carmen Luna.

En la actualidad, la cantidad de pacientes que presentan daño renal llegan a ser reportados por estadios, “porque el riñón no se daña de golpe, sino es un proceso. En el estadio (3) ya nos debe llamar la atención, nos alerta que nuestro riñón no funciona bien y este en el 2016 se atendió 28 pacientes, el 2017 con 40 casos y para el 2018 se llegó atender 107 personas. En el estadio (4) son pacientes que necesitan un seguimiento y control permanente y el 2016 se llegó a registrar ocho personas, el 2017 con 10 y para el 2018 nuevamente ocho personas. Pero en el estadio (5), son aquellas personas que ya están en hemodiálisis y dependen de esta máquina para vivir, y si verificamos existe una cantidad mayor de personas en esta etapa que es el 2016 con 39 pacientes, el 2017 con 45 personas y para la pasada gestión se llegó a 245 casos, es una mayor cantidad que depende de la máquina y deben requerir un trasplante de riñón”, detalló Luna.

Para la especialista, el radical aumento de personas que dependen de la máquina de hemodiálisis del 2016 a la pasada gestión que representa un aumento del 628%, “lo que significa que estamos haciendo algo muy mal y es que no consumimos agua, solo agua, no refrescos, no jugos azucarados, sino solamente agua y en esta temporada de frio, si bien es difícil ingerir agua en temporada fría, podemos tomar agua tibia, que es más aceptable al organismos y evitamos quedar afectados con enfermedades respiratorias o inflamación de la garganta, pero el consumo de agua, debe ser incluida en nuestra rutina desde niños hasta adultos mayores de forma periódica si queremos cuidar nuestros riñones y no depender de una máquina que al mes representa realizar un gasto económico mayor en salud”, remarcó Luna.

Se recomienda que las personas deben consumir por lo menos dos litros de agua en todo el día y reducir la cantidad de azúcar y sal a una cantidad menor, con la finalidad de no llegar a afectar los riñones, los cuales nos permite tener una calidad de vida adecuada.

Publicidad
Abrir chat