Cuba y Brasil vieron problemas en el proyecto azucarero