Construcciones fuera de norma ponen en peligro a viviendas

El incumplimiento de las normas están generando desorden y riesgos innecesarios para los vecinos de la ciudad de La Paz, quienes a diario se enfrentan a construcciones que no cumplen con las disposiciones establecidas por ley y por lo mismo deben soportar la incertidumbre, muchas veces, con resultados desafortunados, reflexionó la periodista, historiadora y escritora boliviana, Lupe Cajías.

La construcción de un edificio sin el permiso correspondiente, hace dos años, en el sector del Montículo de la zona de Sopocachi, pese a la decisión de la Alcaldía paceña de parar las obras, continúo en ejecución, debido a un recurso presentado por el concejal Jorge Silva (MAS), ante Tribunal Constitucional, sin considerar los riesgos y el impacto negativo para otras viviendas en el lugar, indicó.

Hace aproximadamente dos años, la construcción de un edificio en el jardín de una casona patrimonial, en el sector del Montículo, obligó a que se envíen cartas de queja a la Alcaldía paceña que atendió el llamado, con la realización de inspecciones de rigor en el lugar, las mismas que dieron como resultado la decisión de instruir la suspensión de las obras.

Señaló que las autoridades colocaron anuncios de prevención, pues la construcción no tenía permiso. El gobierno municipal anunció que sería derribada bajo el amparo de una nueva norma, la Ley 233 de Fiscalización Técnica Territorial, para impedir que sigan las edificaciones clandestinas que tanto afectan a la ciudad.

Cuando la Junta de Vecinos estaba lista para la acción –dijo– se supo que el concejal del MAS Jorge Silva envió un recurso para que el Tribunal Constitucional impida que la Municipalidad frene la citada construcción.

Entonces, el concejal Jorge Silva explicó que al menos 11 artículos de la norma municipal vulneraban la Constitución Política del Estado, y atentaban contra los vecinos de la ciudad de La Paz.

EL DIARIO intentó comunicarse con el concejal Silva para conocer su versión sobre este caso, pero en el Concejo se nos informó que se encontraba de viaje en la ciudad de Cartagena-Colombia.

Otro caso –recordó Cajias– también se presentó cuando hace años, la Subalcaldía de Mallasa intentó impedir las tomas ilegales de loteadores disfrazados de “comunarios” que se apoderaron de áreas verdes, cuando la policía (politizada por el MAS) negó su ayuda.

En su opinión, en la actualidad existen varias construcciones sin permiso, que están poniendo en riesgo a otras viviendas a su alrededor. Las edificaciones fueron levantadas sin las valoraciones exigidas, lo que pone varias zonas al borde del colapso. “Ya hubo un deslizamiento y siguen construcciones parecidas a las del Montículo, que se suman a las otras muchas casas que asoman en las laderas”, dijo.

Por su parte, el Subalcalde del Macrodistrito de Cotahuma manifestó que situaciones como las citadas suceden todos los días, cuando vecinos en franco desacato a las normas proceden a la construcción de edificios sin el permiso de la Municipalidad.

Respecto a la vivienda construida Sopocachi manifestó que es un caso más de los muchos que se registran en el municipio paceño, cuando los dueños de valen de recursos jurídicos, para cumplir por cualquier medio su cometido.

El Diario.