Conade: el MAS piensa que estamos viviendo en una isla, mientras el mundo lucha por sobrevivir al COVID-19

38

El representante del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), Waldo Albarracín, aseguró el viernes que el Movimiento Al Socialismo (MAS) piensa que estamos viviendo en una «isla», mientras el mundo lucha por sobrevivir al coronavirus COVID-19.

Albarracín se refirió al tema, luego de que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), con mayoría masista, aprobara la realización de las elecciones generales en tres meses.

«El MAS piensa que Bolivia es una isla, mientras el mundo está luchando por sobrevivir, de pronto los del MAS están ignorando y estarían concentrados en un objetivo político», dijo a la ABI.

La vigésima cuarta sesión de la ALP fue convocada de emergencia el jueves, en la noche, después de que la presidenta Jeanine Áñez remitiera una carta para observar la norma que adelanta las elecciones, porque va «en desmedro del derecho fundamental a la vida y la salud, aún más cuando ingresamos a la estación de invierno en la cual el número de contagios podría incrementarse trayendo serias consecuencias de mortalidad para la población».

En esa misma sesión, la presidenta de la ALP, Eva Copa, promulgó la norma, luego de que el MAS aplicara su rodillo parlamentario y rechazara las observaciones de la mandataria, que pidió priorizar la seguridad de la población.

Albarracín aseguró que la actitud de los legisladores del MAS «denota» una postura política de la bancada mayoritaria, dejando en «segundo plano» la principal preocupación de la ciudadanía, que es la salud del pueblo boliviano.

Asimismo, manifestó que en este momento la población boliviana está centrada en «preservar su salud y su vida» y no en realizar proselitismo político.

Lamentó la actitud de un grupo de personas que, bajo la consigna partidaria del MAS, hubieran agredido vehículos de propiedad privada, una actitud que calificó de «antidemocráticas» porque están en contra del pensamiento colectivo del pueblo boliviano, que en este momento está más preocupado en luchar contra un «enemigo peligroso» como es el coronavirus.

«Es una actitud tremendamente egoísta porque solo piensan en ellos y quieren generar condiciones de violencia porque el MAS siempre fue un partido de la violencia y lo único que hace es perjudicar a la salud del conjunto de la sociedad boliviana», acotó.

Agregó que ante estos hechos, que calificó de «vandálicos», se debe dar con los responsables, ya que están atentando contra la salud pública, además de impedir el paso de vehículos de combustible y alimentos.

Agregó que será el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) el que de la última palabra, tras que el Gobierno anunciara que presentará un recurso de inconstitucionalidad contra la ley electoral aprobada en la víspera por el rodillo mayoritario que tiene el MAS en la ALP.

«Recordar algo, no nos olvidemos que la ALP ha cumplido su mandato, en este momento no goza de la legitimidad necesaria, no goza del apoyo ciudadano y son decisiones asumidas como partido que pretende arrogarse la representación de todo un pueblo que no la tiene», remarcó.

xzs/mcr/ ABI