Con dos pueblos aislados, Santa Cruz refuerza tareas de atención

26

Con quejas del personal de Salud por falta insumos en los hospitales y dos pueblos en cuarentena, la Gobernación de Santa Cruz hace frente a la atención de los dos casos confirmados de coronavirus y de decenas de personas sospechosas de padecer la enfermedad.

El Gobierno habilitó un centro de aislamiento para pacientes con coronavirus en instalaciones de la ex escuela antiimperialista, en Warnes.

“No contamos con insumos ni equipamiento de protección personal que consiste en barbijos, lentes, guantes y botas para atender estos casos. Sabíamos que el coronavirus llegaría en cualquier momento y por lo mismo solicitamos capacitaciones sobre esta enfermedad, pero hasta el momento no se realizaron. No se puede improvisar”, dijo el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de Salud de Santa Cruz, Robert Hurtado.

El representante del sector de justificó al personal de Salud de al menos siete hospitales que rechazó a la primera paciente que dio positivo a coronavirus. “No había ambiente. La señora tenía que llegar primero a Emergencias, donde hay una cantidad de pacientes que estarían expuestas al virus”, dijo y aseguró que esos centros no cuentan con “barbijos”.

El vicepresidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui, indicó que sus colegas sólo exigieron mejores condiciones para dar atención porque los hospitales no están en condiciones óptimas.

La Gobernación de Santa Cruz realizó ayer la primera reunión interinstitucional del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), donde se determinó que las poblaciones de San Carlos y Buen Retiro ingresen en cuarentena por 15 días.

“La cuarentena se realizará sin suspender las actividades de comercio, imprescindible para la alimentación, farmacias y centros de salud”, sostuvo el gobernador cruceño, Rubén Costas. Solicitó a la población respetar la determinación para evitar la propagación de la enfermedad. Esta acción fue aplicada en las dos poblaciones donde estuvo y participó en un churrasco la paciente con Covid-19. La mujer de 64 años llegó desde Bérgamo, Italia.

No es la única medida que determinó el COED, que también aglutina a la Policía, la Fiscalía, Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo, entre otros. Otro de los mandatos es que a partir de mañana todos los establecimientos de comercio y transporte deberán tener información de prevención de forma visible, además deben poner alcohol en gel para la limpieza de las manos.

Otra de las medidas es el refuerzo del control en el aeropuerto de Viru Viru. Las alcaldías, el Ministerio Publico y la Policía realizarán operativos para evitar la especulación de los productos y garantizar la atención en centros de salud a personas con la enfermedad.

Se habilitó las líneas de teléfono 168 y 0800148139 para brindar servicio a la ciudadanía. Costas solicitó a la población cuidar a los adultos mayores porque es la población más vulnerable

Horas más tarde, la presidenta Jeanine Añez, junto con los ministros de Salud, Aníbal Cruz, y de Defensa, Fernando López, inspeccionaron los predios de la Escuela Militar de Ingeniería Héroes de Ñancahuazu. En este lugar se habilitó un albergue transitorio para 48 pacientes con sospechas o síntomas de coronavirus.

Añez aseguró que con este espacio se busca generar tranquilidad en la gente, ya que no quiere que se repita lo que pasó el miércoles, cuando vecinos y personal médico rechazaron a la paciente. “Ha sido muy triste ver esas escenas”, comentó.

Hijo de paciente: ¿Por qué le cierran la puerta a una enferma”

“Cuando llegamos a Santa Cruz (proveniente de Beni), la gente nos trató bien. Por eso, nos quedamos (en San Carlos). Ahora no entiendo por qué la gente no fue solidaria con mi madre ayer (el miércoles)”, dijo el hijo de la primera paciente con coronavirus en el país. El joven lamentó que su madre fue rechazada por al menos siete hospitales.

“A los médicos y las enfermeras les pregunto: ¿por qué le cierran la puerta a un paciente? ¿Dónde acudiremos si estamos enfermos? (…) Ellos mismos (los doctores) dicen: ‘acudan al centro médico cuando esté enfermo’, pero ahora cierran las puertas. ¿Qué clase de profesionales son?”, dijo en una entrevista con El Deber.

En un contacto telefónico con Red Uno, el hombre contó que está en cuarentena y no puede trabajar. Indicó que no recibe atención permanente de los médicos e incluso no cuenta con barbijos.

Reveló que su mamá volvió al país para pasar sus vacaciones y sostuvo que compró el pasaje con un mes de anticipación. Dijo que en Italia su progenitora no presentó síntomas del Covid-19. Lamentó que en redes sociales inventaron historias contra su mamá.

Pagina Siete.