Cómo el petróleo convive con un Oriente Medio en llamas

15

Hace días, un ataque estadounidense con aviones no tripulados mató al máximo general de Irán. Tras el hecho, Teherán prometió tomar represalias, y una de las repercusiones fue que el precio del petróleo subió un 5%. No obstante, a nivel mundial la revolución del gas de esquisto cambió la psicología del mercado.

La amenaza del conflicto estuvo sobre el corazón del mercado petrolero mundial la semana pasada, pero las compras alimentadas por el pánico habitual de los operadores y consumidores fueron rápidamente igualadas por una ola de compañías estadounidenses de gas de esquisto bituminoso, que aprovecharon la oportunidad para establecer sus precios de producción futuros, informó cbhenews, a base de la revista TN Petróleo.

Las operaciones, conocidas como cobertura, combinadas con una fuerte expansión de los inventarios de petróleo de Asia y el aumento de las exportaciones de petróleo de EEUU, son la receta para un mercado que pueda evitar rápidamente los recortes de suministro, que hasta hace poco se consideraban escenarios de pesadilla.

“Cuando los precios se disparan en respuesta a eventos geopolíticos, los productores tienden a apostar por más coberturas”, dijo Ed Morse, jefe de investigación de productos globales en Citigroup en Nueva York.

El crudo WTI, el punto de referencia estadounidense, y que también se usa para los precios del gas en Bolivia, cayó por debajo de los 60 dólares por barril cuando desaparecieron los últimos restos de ganancias, debido al estancamiento del presidente Donald Trump, con Irán.

Esto no sólo reflejó las tensiones más leves, después de que las represalias de Teherán por el asesinato del general Qassem Soleimani no causaron víctimas en EEUU. Sino, también fue una demostración de cómo la revolución del gas de esquisto cambió la psicología del mercado.

El mismo día en que los misiles estadounidenses mataron al líder militar más importante de Irán, el segundo mayor productor de crudo, la Administración de Información de Energía de EEUU, anunció una exportación neta récord de 1,73 millones de barriles por día.

Es un movimiento histórico en un país que fue uno de los mayores importadores del mundo hace una década y ha transformado la forma en que el mercado responde a una crisis.

El auge del gas de esquisto, que provocó este cambio, fue liderado por una gran cantidad de exploradores independientes menos capaces de absorber el impacto financiero de las fluctuaciones de precios, como Exxon Mobil o Royal Dutch Shell.

A diferencia de la era dominada por las grandes compañías petroleras, hoy cualquier recuperación petrolera encuentra un vendedor natural, ya que las compañías más pequeñas minimizan sus riesgos a través de la cobertura.

Los precios del petróleo son el “punto óptimo” para muchos productores estadounidenses, escribieron analistas de RBC Capital Markets, como Michael Tran, en un comunicado.

Muchos esperaban la oportunidad de establecer los precios del WTI para 2020 en 60 dólares por barril, un nivel que se alcanzó después del asesinato de Soleimani, señala el reporte de la revista internacional.

Pagina Siete.

También podría gustarte
Abrir chat
Powered by