Cocaleros afines y contrarios al Gobierno se enfrentan en La Paz

Cocaleros de los Yungas contrarios al Gobierno esta madrugada intentaron recuperar el hospital de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) que está en poder de cocaleros afines al MAS. En la refriega que se produjo, con explosiones de cartuchos de dinamita y petardos, el edificio fue incendiado.

“Vamos, compañeros, ahora es cuando hay que recuperar nuestra institución de estos masistas corruptos”, fue uno de los varios audios que circularon en redes. Los cocaleros contrarios al MAS se autoconvocaron y sólo unos minutos después que terminaron las marchas de protesta en el centro paceño, con las que pedían que los policías de La Paz se amotinen, al igual que sus camaradas en Cochabamba, Santa Cruz, Oruro y Riberalta.

Cerca de la medianoche, los vecinos de la calle 10 de Villa Fátima denunciaron violentos enfrentamientos entre cocaleros afines al dirigente Franclin Gutiérrez (encarcelado en San Pedro desde hace un año) y masistas. Uno de los vecinos relató que incluso se escucharon detonaciones de armas de fuego; pero hasta el cierre de esta edición no se conoció un reporte oficial.

Según la versión de los cocaleros del MAS, un grupo violento se presentó para saquear el lugar que no tenía mucho resguardo. Denunciaron que luego de que violentaron las puertas comenzaron a robar objetos de valor y taques de coca, cargándolos a pie y en motorizados.

Los masistas cerraron las calles aledañas para evitar el paso de los vehículos y comenzaron a organizarse para recuperar parte de los taques de coca que se estaban sustrayendo. En tanto continuaban las explosiones de cartuchos de dinamita que alarmaron a vecinos del lugar.

Con algunas oficinas ya en llamas, a la 1:20 se presentó un contingente policial que gasificó y dispersó a ambos bandos. Según los yungueños contrarios al Gobierno, la Policía comenzó a perseguirlos por las calles y tuvieron que retornar a las oficinas del mercado de Adepcoca cerca de la Plaza del Maestro.

Otros reportes señalan que los mismos cocaleros convocaron a estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) con el fin de retomar por la fuerza el hospital de Adepcoca. Ese establecimiento desde hace tres meses funciona de forma ilegal como otro mercado de coca, pero avalado por el Ministerio de Desarrollo y Tierras.

En el caso de Adepcoca, los cocaleros afines al MAS conformaron, desde julio, una dirigencia paralela, liderada por Elena Flores, y convirtió el Centro de Salud de Especialidades en un mercado ilegal de la coca.

En contraparte, los productores contrarios al Gobierno sufrieron la persecución de sus líderes. Gutiérrez y otros cuatro dirigentes están detenidos en penales de La Paz, en tanto su secretario general, Sergio Pampa, permanece en la cárcel de San Pedro de Oruro.

Pagina Siete

Publicidad
Abrir chat