Cívicos conminaron a vocales del TSE a renunciar hasta el 31

Los representantes de los comités cívicos del país y los candidatos de la oposición, lanzaron una conminatoria ayer contra los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para que éstos renuncien a sus cargos hasta el 31 de mayo.

En caso que no cumplan con la exigencia, empezarán una serie de movilizaciones en todo el país. Declaran estado de emergencia y convocan a defender el voto de la población.

Los cívicos y opositores informaron que de no ser atendida la exigencia, se reunirán el próximo 1 de junio.

En el documento, también se expresó el rechazo a las declaraciones del secretario general de la OEA, Luis Almagro, que respaldó la repostulación de Evo Morales, y se pidió amnistía para los perseguidos políticos.

Sin embargo, el principio de unidad sólo se mencionó en el título: “Unidos por la Defensa de la Democracia y el Estado de Derecho”.

El jefe de UN, Samuel Doria Medina, también se manifestó que la unidad sigue siendo una tarea pendiente y queda en manos de los candidatos escuchar el pedido de la gente. “Sin unidad no habrá victoria”, alertó.

El candidato vicepresidencial de Bolivia Dice No, Edwin Rodríguez, continuó con los ataques contra Carlos Mesa y lo culpó de haber rechazado la unidad desde el principio, para “refugiarse en su viejo gobierno”. Manifestó que su alianza, formada en base a Demócratas, construye unidad al margen de Mesa.

El anfitrión de la reunión, el presidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, señaló que la reunión muestra un compromiso de unidad en la defensa por la democracia la Constitución y el voto, pero el conformar un sólo frente político depende de la estrategia de cada partido.

Camacho manifestó que el tiempo marcará cuándo se deba hablar de un frente único, pero recalcó que es una decisión de cada uno de los frentes políticos.

Entretanto, el TSE se alista para emitir la convocatoria a elecciones generales que saldrá el 27 de mayo. Queda la duda de qué pasaría si un partido decide desistir de participar en los comicios. El Tribunal aclaró que la renuncia de un candidato no implica la pérdida de pérdida de personería de su partido, pero -como Carlos Mesa advirtió- falta saber si con la declinación ese partido seguirá en la papeleta, porque de ser así igual correría el riesgo de perder su personalidad jurídica.

El Diario.