Cientos de bolivianos quedaron fascinados con espectáculo espacial

La Paz.- Cientos de bolivianos quedaron fascinados ayer con el eclipse parcial que ocupó hasta un 54 por ciento la perspectiva visual del sol y que tuvo en La Paz uno de los puntos de observación más importantes de Bolivia.

«¡Se ve sensacional, muchas gracias!», dijo una mujer con la sonrisa hablándole a un hombre al final de una extensa fila, porque le compartió un filtro para observar el fenómeno natural.

«¡Wow!», gritó un niño de siete años completamente fascinado, que logró ver el eclipse parcial en un telescopio de 16 pulgadas, el más grande del planetario Max Schreier de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), después de varios minutos de hacer fila.

«No veo nada», susurró una joven de unos 20 años antes de que le explicaran que debía buscar con más cuidado la imagen circular y rojiza del sol en la lente de uno de los telescopios habilitados a cielo abierto.

El suceso de la naturaleza despertó la curiosidad científica de cientos de bolivianos, que se abalanzaron al planetario paceño con una gran paciencia para esperar su turno y calmar su ansiedad con una sola imagen en unos pocos segundos.

Las colas para ver el eclipse no tenían exclusión de edad, ya que en ellas esperaban ancianos, niños pequeños, estudiantes, profesionales y varias cholitas, las típicas mujeres aimaras.

En La Paz el eclipse se observó de «manera parcial», algo más de un 54 por ciento, que no deja de ser espectacular debido a que por lo general se producen en lugares despoblados y pocas veces, dijo a Efe el director del planetario Max Schreier, Martín Zubieta.

Esta alineación entre la Tierra, la Luna y el Sol, que produce una especie de sombra y cuya imagen se proyecta en la superficie terrestre, se comenzó a percibir en La Paz a partir de las 15.45 hora local (19.45 GMT) y su momento de esplendor máximo se produjo a las 16.50 (20.50 GMT).

El fenómeno fue considerado como un augurio de «buenos momentos» y de agradecimiento a la Pachamama o Madre Tierra, señaló el viceministro de Descolonización de Bolivia, Cancio Mamani, citado en un comunicado institucional.

Para las culturas andinas bolivianas esta manifestación natural en un complemento del eclipse lunar que se vio el 21 de enero pasado, porque en el «encuentro entre el Sol y la Luna se proyecta el origen la vida», concluyó.

(EFE)

El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat