Centro médico de Adepcoca continúa como mercado ilegal de coca y con resguardo policial

Tras la toma del Centro de Salud de Especialidades de Atención Integral de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) el 31 de julio por parte de los dirigentes cocaleros de los Yungas afines al partido de Gobierno (MAS), el nosocomio continúa como «mercado ilegal» de la coca y tiene resguardo policial.

Así lo evidenció la agencia ANF, que llegó hasta el centro médico poco más de una semana del conflicto y observó que los taques de coca se comercializan de forma normal en este lugar, pese a que su funcionamiento no está amparado en la norma vigente.

La reciente directiva paralela de Adepcoca determinó la semana pasada que funcionaría de forma «momentánea» en instalaciones de este hospital de segundo nivel, debido a las diferencias con la Adepcoca orgánica, que ocupa la sede de esta organización.

Su argumento fue que desde su inauguración hasta la fecha, este nosocomio no brindó atención médica porque aún falta equipamiento. Por ello, la nueva presidenta, Elena Flores, anunció que hasta que no puedan ocupar la sede y mercado legal de Adepcoca, realizarán su gestión desde allí.

Las puertas de la entrada principal del hospital están cerradas y son custodiadas por cuatro policías antimotines, que llevan sus escudos en las manos. Esto se debe a las advertencias de los cocaleros de Adepcoca orgánica a recuperar el hospital de manos de afines del Gobierno.

A la vuelta de la entrada hay un espacio, que fue habilitado para la venta de coca. Aquí los campesinos afines al MAS dejan sus catos, para que puedan ser distribuidos, de forma paralela al mercado de Adepcoca, que actualmente está bajo el resguardo de los cocaleros orgánicos.

«El mercado ilegal de la zona de Chuquiaguillo no está en el marco de la Ley, cómo es posible que el Gobierno pueda fomentar con resguardo policial la protección de ese mercado ilegal, en vez de que decomisen la coca de ese lugar», expresó Franz Asturizaga, dirigente del comité de la defensa de Adepcoca orgánica.

El artículo 24 de la Ley General de la Coca establece que los mercados autorizados para la comercialización de la hoja de coca en el departamento de La Paz es Adepcoca y en Cochabamba es el mercado de Sacaba.

Sin embargo, en este lugar, al igual que hace unos meses en el otro mercado ilegal de Chuquiaguillo, se realiza la comercialización de la hoja verde. El movimiento de la gente es permanente. Entran y salen personas que hablan entre ellas o por teléfono ofreciendo ese producto.

Además, en este espacio los cocaleros se inscriben para vender su producción. Según denuncia del representante del Comité de Defensa de Adepcoca orgánica, Javier Pinto, se cobra a los nuevos afiliados Bs 30 son minorías con licencia y Bs 20 a los productores al detalle, montos que deben depositar en una cuenta del Banco Unión.

Las personas del lugar, entre vendedoras de comida y vecinos, expresaron su molestia ante el cierre permanente.

«En vano hicieron esta obra, no conocemos ni a los médicos. Al final lo terminan usando como mercado ilegal de coca», dijo una de ellas.

El Centro de Especialidades de Atención Integral (Segundo Nivel) de Adepcoca, se encuentra en la zona de Villa el Carmen de la ciudad de La Paz. Tuvo una inversión de Bs 12 millones y fue inaugurado el 20 de julio de 2016 por el vicepresidente Álvaro García Linera.

Vigilia en Adepcoca A unas cuadras más abajo, en la zona de Villa Fátima, se encuentra la sede central de Adepcoca. En las afueras del lugar, una veintena de personas hacen vigilia a modo de resguardar la entrada. Esta acción se debe a que el pasado 1 de agosto, efectivos policiales intentaron «allanar» las instalaciones, con el fin, supuestamente, de que la directiva paralela tome el lugar.

A diferencia del hospital, acá no hay presencia policial, pese a que también hay una amenaza latente de la directiva paralela de tomar los predios. Por esa razón, durante las 24 horas los cocaleros, entre hombres y mujeres, están en amparo de las instalaciones.

La comercialización de la hoja de coca no es fluida, como en anteriores semanas. Además, los dirigentes están preocupados en determinar nuevas acciones en respaldado al presidente de Adepcoca, Franklin Gutiérrez; el representante jurídico, Sergio Pampa; y otros dirigentes cocaleros, quienes se encuentran encarcelados.

Gutiérrez se encuentra con detención preventiva en el penal de San Pedro, porque es investigado por la muerte del teniente Daynor Sandoval, durante la emboscada del pasado 25 de agosto de 2018 en la localidad de La Asunta – La Paz. Pampa está recluido en el penal de la ciudad de Oruro por supuestos hechos de violencia en el sector de la Calzada de La Asunta.

Publicidad