Carpas no abastecen

En medio de la desolación, el dolor de haber perdido todo y el temor de que el deslizamiento afecte a más viviendas, los vecinos de la zona Inmaculada Concepción, Emaverde y San Jorge Kantutani, pasaron la noche a la intemperie, al cuidado de sus cosas que pudieran rescatar de los escombros, que dejó el deslizamiento de tierra y que afectó al menos 60 viviendas y 400 familias.

“Son sólo tres carpas y 30 colchones que nos han dado para más de 300 personas afectadas, esto no abastece para todos (…).Hemos preferido que se acomoden los niños y las mujeres, nosotros hemos dormido en la calle”, dijo Hipólito Mendoza representante de los vecinos.

Por su parte, el Director de Defensa Civil, Contralmirante, Javier Ayllón, explicó que estas tres carpas se instalaron ante la insistencia de las familias, de no querer ir a los refugios ante el temor de sufrir el robo de sus pertenencias. Pero que también en el lugar se montará un campamento con agua, letrinas, además de una carpa donde cuatro médicos brindarán atención permanente.

Informó que tras el desastre, se instalaron dos albergues (uno en el Batallón de la Armada en la zona de Irpavi, otro frente a Canal 11) y se dispuso de otro albergue en la cancha Fígaro, donde se armaron 20 carpas para cobijar en primera instancia a un número similar de familias.

También llegaron los funcionarios de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, que dotaron cuatro cocinas con sus garrafas para preparar los alimentos, además de realizar trabajos para evitar las fugas de gas, informó el director de la AHN, Gary Medrano.

DATOS OFICIALES

Según la información oficial de la Alcaldía, el deslizamiento deja un saldo de 88 familias damnificadas, 338 personas afectadas y 64 viviendas afectadas.

También se informó que en coordinación con los Ministerios de Defensa, Salud, la Agencia Nacional de Hidrocarburos y la Gobernación, se activó un plan de asistencia social con la dotación de carpas, alimentos, ropa, atención médica, garrafas, cocinas y una diversidad de insumos que permitan atender las necesidades de las familias afectadas por ese desastre.

Asimismo, se establecieron contactos con las empresas de servicios de redes de gas, agua y electricidad para encarar trabajos complementarios, además que se habilitará un centro de crisis en el mismo lugar para tener coordinación permanente en la atención oportuna de los vecinos.

DESLIZAMIENTO

El deslizamiento del lunes fue provocado por la filtración de agua en el terreno. Este sector, de San Jorge Kantutani e Inmaculada Concepción, está instalado sobre el antiguo botadero de Sopocachi, además que hay muchas construcciones que no tienen planimetría, ni autorizaciones; el sector es considerado de alto riesgo.

“Si miran la masa deslizada, se trata básicamente de basura, aquí estaba ubicado el botadero de Sopocachi, en los años 80, en los años 90, aquí era donde se depositaba la basura y lamentablemente sobre este sector se han construido viviendas, la mayoría sin planimetría, la mayoría sin autorizaciones, con muy deficiente sistema de alcantarillado. Si sumamos todos estos factores, más la intensa lluvia sobre las grietas a mediodía, hemos tenido que lamentar este tremendo deslizamiento”, explicó el alcalde de La Paz, Luis Revilla, a los periodistas.

El Diario.

Publicidad
FmBolivia