Carlos Sánchez Berzaín y EEUU coinciden en campaña para deslegitimizar las elecciones en Bolivia

El exministro de Defensa y prófugo de la justicia boliviana, Carlos Sánchez Berzaín, y el subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos (EEUU), Michael Kozak, coincidieron en las últimas horas en una campaña para deslegitimizar los resultados de las elecciones generales que se celebraron el domingo en Bolivia.

Kozak, mediante su cuenta en Twitter, afirmó que el Gobierno de «EEUU rechaza los intentos del Tribunal Electoral de subvertir en #Bolivia la democracia retrasando el escrutinio de votos y tomando medidas que socaven la credibilidad de las elecciones de Bolivia».

Asimismo, llamó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a «actuar inmediatamente para restablecer la credibilidad en el proceso de escrutinio de los votos».

El cómputo de votos bajo el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) hasta el 98% mantenía al presidente Evo Morales como el ganador de las elecciones generales en primera vuelta.

De acuerdo con los datos que arrojó ese sistema del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Morales, candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), lleva la delantera con 46,85%, mientras que Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), tiene 36,74%.

En la línea del subsecretario estadounidense, el exministro de Defensa y prófugo de la justicia boliviana, Carlos Sánchez Berzaín, quien reside en EEUU desde hace 13 años, afirmó que «Bolivia vive la culminación de un proceso de fraude electoral», durante una entrevista con el programa norteamericano «Café CNN».

«Lo que estamos viendo en Bolivia es simplemente la culminación de un proceso de fraude electoral, el montaje de una dictadura electoralista que arranca desde hace mucho», dijo la exautoridad del último gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003) y acusado por genocidio en Bolivia.

Ambas declaraciones, que pretenden deslegitimizar los comicios generales de Bolivia, se registran sin conocer el cómputo oficial que realiza el TSE y se alinean al llamado a desconocer ese proceso electoral por parte del candidato de CC, Carlos Mesa, quien en junio pasado planteó la «reanudación plena» de relaciones con EEUU, porque -consideró- que Bolivia es un «país pequeño» que necesita relacionarse con la «primera potencia del mundo».

El jueves por la noche, grupos de militantes y seguidores de CC generaron caos y violencia en diferentes departamentos del país al revelarse los datos del TREP, acatando el llamado de Mesa y cívicos opositores al Gobierno de Morales.

Esa reacción dejó heridos y destrozos en Tribunales Departamentales Electorales, hechos que fueron rechazados por el Gobierno boliviano, que advirtió que pueden derivar en responsabilidades no sólo jurídicas sino políticas en los candidatos que no permiten el desarrollo de conteo de las actas electorales en los diferentes distritos del país.

vic/clm ABI

Publicidad
Abrir chat