Carlos Mesa: Sobre la Nueva Infamia del Movimiento al Socialismo

En una campaña de mentiras, falsas acusaciones y difamaciones sin límite, el gobierno intenta una vez más echar lodo sobre mi dignidad. Primero fueron los misiles, después Quiborax, luego Camargo Correa, anteayer la supuesta inmunidad para militares de Estados Unidos, ayer Gonzalo Medina, mañana cualquier otra infamia.

El año 2009 mis padres, dada la delicada situación de salud de mi padre José de Mesa Figueroa, me pidieron que me hiciera cargo de la administración del dinero producto de la venta de un departamento de su propiedad. Inmueble ubicado en el 7º piso Nº 701 del edificio Brasilia, Av. 6 de agosto esq. Juan José Pérez de La Paz.

Esa operación estuvo a cargo de su abogado, el Doctor Paulino Verástegui Palao. Dicho departamento se vendió a la señora Blanca Grimanesa Hinojosa Imanareco (CI. 1927860-Beni). El día 16 de junio de 2009 se depositó en mi cuenta la suma de 30.000 dólares por esa transacción. Como se ve en la constancia del depósito, sólo aparece una firma sin aclaración ni detalle alguno. Entonces, asumí como no podía ser de otra manera, que el pago lo había hecho la señora Hinojosa. El día de ayer, me enteré por la declaración de la señora Susana Rivero que el depositante era Gonzalo Felipe Medina Sánchez.

Por esa razón consulté inmediatamente al doctor Verástegui, quien me informó que la venta la concertó con Rubén Fernando Medina Sánchez (CI. 2728622-Oruro) mediante documento privado suscrito el 16 de junio de 2009. Rubén Medina le indicó que la operación se haría a favor de Blanca Grimanesa Hinojosa Imanareco, quien tenía una relación con su hermano Gonzalo Felipe Medina Sánchez.

La constancia de la veracidad de esta compra venta está en la escritura pública Nº 20/2010 de 4 de mayo de 2010 otorgada ante Notario Nº 045, Dr. Ernesto Ossio Aramayo.

El dinero que genera tantas dudas y preguntas a la Señora Rivero, fue recibido legalmente y de modo transparente por la venta de un departamento, como consta en el documento mencionado y como da fe el abogado de José de Mesa Figueroa, el Dr. Paulino Verástegui Palao.

Es evidente que la intención de la diputada Rivero en este caso es además, desviar la atención sobre el verdadero tema de este escándalo, los estrechos vínculos entre el narcotráfico y la policía.

La Paz 1º de mayo de 2019

Carlos Diego de Mesa Gisbert

Publicidad
FmBolivia