Campesinos piden no dejar en la impunidad los actos racistas de 2008 y sancionar a los culpables

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) pidió el viernes no dejar en la impunidad los actos racistas de 2008 y sancionar a los políticos y estudiantes que golpearon, vejaron y humillaron a campesinos en las calles de la ciudad de Sucre.

«Es un día que hay que recordarlo y tratar de buscar la justicia porque no puede quedar en la impunidad lo que han vivido esos campesinos, deben sancionarlos a los grupos racistas de aquel entonces», dijo a los periodistas el secretario ejecutivo de esa organización, Jacinto Herrera.

En vísperas del aniversario de Chuquisaca, en 2008, ese grupo de campesinos fue humillado y agredido en la plaza 25 de Mayo en Sucre.

Para evitar ese tipo de agresiones, en octubre de 2010, se promulgó la Ley 045, Contra el Racismo y toda forma de Discriminación, para crear mecanismos y procedimientos para la prevención y sanción contra los autores de ese flagelo.

La norma establece que todas las instituciones públicas y privadas, y del sistema educativo boliviano, realizarán actos públicos de educación, prevención y sensibilización en contra del racismo y toda forma de discriminación.

xzs/rsl ABI