Bolsonaro condiciona invitación a gobernantes

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro a través de su cuenta de Twitter aseguró que “regímenes que violan las libertades de sus pueblos no estarán en la investidura”. En tanto el canciller boliviano Diego Pary confirmó la presencia de Evo Morales en la posesión del mandatario brasilero el 1 de enero.

Jair Bolsonaro, que asumirá la presidencia de Brasil a partir del próximo primero de enero, confirmó el anuncio del futuro canciller brasileño, Ernesto Araújo, que el presidente venezolano Nicolás Maduro no fue invitado a la investidura.

“No hay lugar para Maduro en una celebración de la democracia y del triunfo de la voluntad popular brasileña. Todos los países del mundo deben dejar de apoyarlo y unirse para liberar a Venezuela”, dijo Araújo a través de las redes sociales.

En la misma línea, Bolsonaro, capitán de la reserva en el Ejército y anticomunista declarado, remarcó que “defienden y respetan verdaderamente la democracia” y afirmó que “regímenes que violan las libertades de sus pueblos y actúan contra el futuro de Brasil por afinidad ideológica con el grupo derrotado en las elecciones no estarán en la investidura”.

Por otro lado, el canciller Diego Pary informó que el presidente Evo Morales estará presente, el próximo 1 de enero, en la posesión del nuevo presidente de Brasil.

Según el Canciller, Morales fue invitado al acto que se realizará en Brasilia.

Al respecto el analista Iván Arias aseveró que la invitación de Bolsonaro a Morales responde únicamente a la relación comercial y que se debería aprovechar porque Bolivia necesita más de Brasil que viceversa.

“Brasil todavía requiere del gas boliviano, aunque no en la misma dimensión que se requería años antes, por lo que creo que ha primado más la relación comercial que la mirada eminentemente política como pasó con Venezuela porque si bien Bolivia transita a un proceso similar al de Venezuela, no ha llegado aún a esos niveles de deterioro”, dijo.

En ese marco, manifestó que es un mensaje positivo para el Gobierno respecto a que un principal vecino, lo tome en cuenta como un aliado comercial.

“El Gobierno tendrá que retribuir con accesos amistosos, y esperemos que cuando vaya el Presidente no haga lo que hizo en Argentina, creo que es una buena señal”, aseveró.

EFECTO POLÍTICO DE MADURO

A su turno el analista Carlos Borth, aseguró que la posición brasilera respecto a Maduro podría afectar políticamente a Evo Morales porque cae dentro del mensaje que generó Bolsonaro.

“Sería muy grave si se materializa lo que dijo Bolsonaro porque dado el peso brasilero y por ser el principal socio comercial del gas, pondría en extrema fragilidad tanto política y económica a la que nos habría conducido Evo Morales”, aseveró.

Aseguró que en la relación de los países pesan más los intereses económicos, especialmente cuando en uno de ellos existe un servicio diplomático profesional.

En ese marco, explicó que Morales tiene grandes deudas con Venezuela desde los financiamientos que le dio el extinto Hugo Chávez en sus dos primeros compromisos electorales, especialmente en el primero, hasta la relación con Nicolás Maduro.

“Por las deudas que tiene Morales con Venezuela, es que a veces se lo ve subordinado y por esta razón, con el pretexto de salir en solidaridad o en defensa del agredido presidente venezolano, decidiera no ir a Brasil, esa sería la última “metida de pata”, del presidente boliviano”, refirió.

El Diario