Bolivia sin incentivos para atraer inversión privada

Mientras la ministra de Planificación del Desarrollo, Mariana Prado, asegura que hay un buen clima en Bolivia para la inversión, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, opina que el Estado debe generar estímulos e incentivos para hacer más atractivo al país al capital extranjero.

Economistas y sectores empresariales señalaron que la desaceleración de la economía nacional continúa y por lo tanto sugirieron modificar el modelo económico con el fin de revertir esta situación y hacer más atractivo al país a la inversión extranjera.

En ese contexto, Barbery, ante la pregunta de cuánto analiza invertir el sector privado, dijo que todo depende de los pasos que se tiene que dar para precisamente generar estímulo para que se materialice la inversión.

Explicó que el estímulo viene a ser de alguna medida la contraparte del Estado para lograr mayor inversión privada, de lo contrario sino se invierte no se genera empleo, actividad económica, tampoco tributo para el Estado; no pasa nada.

“El Estado tiene que generar estímulo y dar incentivos para que la actividad económica” se materialice, apuntó el líder de los empresarios a tiempo de señalar que es vital esos componentes para crecer y haya efectos y beneficios para la economía y el país.

CLIMA DE INVERSIÓN

Entretanto, en declaraciones a la prensa, la Ministra de Planificación dijo que “existe un clima de negocios razonable, en ningún otro país de la región tenemos cierta previsibilidad respecto al tipo de cambio o los niveles de inflación, en el resto de los países de la región de un día para otro puede cambiar sin previo aviso, aquí las condiciones macroeconómicas y un mercado interno muy potente, son la garantía de que existe oportunidad para la inversión extranjera”.

En esa misma línea, el presidente Evo Morales invitó a los empresarios a invertir en el país debido a que existe estabilidad económica, y cada año el país mantiene un crecimiento superior al de otros países de la región.

Mientras tanto, los empresarios privados han observado las políticas laborales que establecen las autoridades nacionales, las que no dejan desarrollar al sector, a esto se suma los altos tributos que tiene que cancelar a impuestos.

DESTINO SEGURO

Mientras tanto, Barbery reitera que hay la necesidad de generar sistemas de incentivos y estímulos a la producción, a las inversiones, de esta manera se avanzará en constituir un destino seguro y atractivo para el capital nacional y extranjero, mismo que coadyuvara para la generación de empleo, crecimiento económico y recaudaciones tributarias, así como exportaciones, para mejorar la balanza comercial.