Bolivia será afectada por crisis de Argentina y Brasil

Argentina y Brasil pesan sobre la economía nacional, según proyecciones de especialistas. Los precios bajos de las materias primas en el mercado internacional, en especial el petróleo, bajaron los ingresos de Bolivia, por la venta de gas natural, mientras tanto las importaciones van en aumento, y se registra déficit comercial.

Ambas economías registran bajos crecimientos económicos en los últimos años, aunque para la próxima gestión se espera que mejoren sus indicadores, mientras que el de Bolivia disminuya.

La exportación de gas natural bajó considerablemente a ambos mercados, de 24 millones de metros cúbicos día (MMmcd) en promedio en Brasil, a 12 (MMmcd), mientras que Argentina importaba entre 16 a 18 MMmcd, pero ahora estaba por debajo de 10 MMmcd.

Esa baja sumada a los precios bajos del petróleo en el mercado internacional disminuyeron los ingresos para el país. Brasil compró gas natural por valor de 2.404 millones de dólares en 2015, pero en los últimos años en promedio estuvo en 1.400 millones y a junio de 2019 la cifra alcanza a 725 millones; mientras Argentina en promedio alcanzó 1.200 millones, pero en 2016 registró sólo 748 millones.

Mientras a junio de 2019 la venta a la argentina alcanzó 766 millones de dólares. Entre tanto, las ventas de productos no tradicionales son menores, y en los últimos años bajaron considerablemente.

La balanza comercial con Brasil ha sido principalmente superavitaria gracias a la exportación de gas natural, generando ingresos para el país por más de 4.000 millones de dólares en 2013, sin embargo debido a la caída del precio del petróleo y una baja del volumen de las exportaciones al vecino país, se redujeron en dos tercios del valor.

Bolivia vendió en el 2018 al Brasil 70 productos, siendo los principales: gas natural representando el 94 por ciento del total exportado seguido de la urea con 48 millones de dólares. Los productos más importados desde Brasil, en la pasada gestión, fueron barras de hierro o acero sin alear con 125 millones y turbinas de vapor con 67 millones, de un total de 3.439 productos brasileros importados por Bolivia.

Entre tanto, a la Argentina, en 2018, el número de productos exportados alcanzó a 115, y un valor de 1.432 millones de dólares, y el gas natural representa casi el 90 por ciento de las ventas.

EFECTOS EN BOLIVIA

Entre tanto, los efectos de ambas economías en Bolivia ya empiezan a reflejarse en el aumento de las importaciones de productos, a pesar que los déficits en la balanza comercial todavía no son significativos debido a la venta de gas, pero obviando este producto el país es deficitario.

Para el gerente General del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, el menor crecimiento en Argentina se reflejará en la balanza comercial, debido al tipo de cambio, que fomentará más la importación que la exportación.

También en el turismo se reflejará, reducirán visitantes argentinos y se podría incrementar el ingreso de bolivianos al vecino país.

REMESAS

El aumento del desempleo en Argentina también repercutirá en las remesas. Rodríguez señaló que Argentina era el segundo país de origen, pero a mayo bajó al quinto lugar, debido a la crisis que registra el vecino país, y en 2018 bajaron en 50 por ciento los envíos.

Mientras tanto, uno de cada tres argentinos es pobre y casi la mitad de los niños no puede satisfacer sus necesidades básicas, una de las consecuencias más duras de la crisis que estalló el año pasado en el país sudamericano y que amenaza con no mejorar en el corto plazo, pero esta triste realidad no sólo afecta al vecino país, sino por el contrario se deja sentir en Bolivia puesto que la inflación de 47 por ciento por la que actualmente atraviesa Argentina ha causado que las remesas que los bolivianos envían al país se desplomen en un 29 por ciento. Si en 2017 los compatriotas mandaron 200,44 millones de dólares, en 2018 la cifra cayó a 143,8 millones, según reporte de radio éxito.

CIFRAS DEL BANCO CENTRAL

Los datos del Banco Central de Bolivia (BCB) resultan contundentes, en 2017 el 32,5 por ciento de los 1.392 millones de dólares del total de remesas provino de España, el 17 de Estados Unidos, el 12,3 de Brasil y el 9,6 de Chile. El 41,8 por ciento del monto se envió a Santa Cruz, el 31,4 a Cochabamba y el 13,8 a La Paz.

En tanto, en 2018 el 42,3 por ciento de los 1.370 millones de dólares del total de remesas provino de España, el 16,9 de Estados Unidos, el 9,8 de Chile y el 8,5 de Brasil. Los destinos principales fueron Santa Cruz con 40,8 por ciento, Cochabamba con 32,4 por ciento y La Paz con 13,4 por ciento.

El Diario.

Publicidad