Bolivia mantiene alto crecimiento y baja inflación: contraste difícil de alcanzar (Mendoza)

Bolivia cerró el 2018, por quinto año consecutivo, como líder de crecimiento regional, con una expansión de su economía de 4,2% y, paralelamente, registró una inflación de solo 1,5%, la segunda tasa más baja de Sudamérica; logro que textos especializados califican como «la coincidencia divina», porque es un contraste difícil de alcanzar, afirmó el lunes el asesor principal de Política Económica del Banco Central, Raúl Mendoza.

El ejecutivo del ente emisor destacó ese logro en la Rendición de Cuentas Inicial 2019 del BCB, en la que ratificó la previsión de crecimiento para este año de 4,5% y una inflación de 4%, en un rango de proyección entre 3% y 5%.

«Es un mérito muy grande registrar una baja inflación cuando el país está creciendo muy bien, porque normalmente los impulsos al crecimiento suelen levantar impulsos en los precios; ha sido una tarea significativa poder lograr ambos resultados, baja inflación y alto crecimiento, los textos en economía le llaman «la coincidencia divina», porque es una tarea difícil de alcanzar», argumentó Mendoza.

El asesor principal de Política Económica del Banco Central aseguró que Bolivia tiene importantes espacios para dinamizar su actividad económica y sostener los programas de protección social en favor de la población, tomando en cuenta que sus «colchones externos», que incluyen las reservas internacionales, representan 27% de su Producto Interno Bruto (PIB) y los «colchones internos» significan 21%.

Mendoza enfatizó que el BCB mantendrá este año, de forma coordinada con el Ministerio de Economía, políticas que acentúen la inversión pública, la liquidez en el mercado y la estabilidad del tipo de cambio respecto al dólar, tomando en cuenta que fueron factores predominantes en el crecimiento sostenido de Bolivia.

«Los organismos internacionales ya están proyectando para Bolivia, nuevamente, el mayor crecimiento de la región con este tipo de políticas», subrayó.

También afirmó que este año continuarán las políticas económicas «contra cíclicas», es decir, más inversión para mantener una orientación expansiva, fortaleciendo la «bolivianización» (uso de la moneda nacional) y la solidez del sistema financiero.
mcr/rsl ABI