Bolivia enfrentará difícil panorama comercial

Un difícil panorama se presenta para el país en el tema del comercio internacional, debido la falta de apoyo al sector exportador, la falta de acuerdos comerciales de largo plazo y la ausencia de oferta de productos, por rezago en el cambio de matriz exportadora, ya que el perfil primario continúa, según algunas conclusiones del foro nacional SPG+, denominado exportaciones a Europa y derechos laborales.

Si bien la Unión Europea ofrece el Sistema Preferencial Generalizado Plus (SPG+) a Bolivia, el país no aprovecha del todo del mismo, ya que apenas abarca un 17 por ciento, y casi el porcentaje se repite en todos los sistemas preferenciales.

Sergio Fernández, jefe de la Unidad de Integración Regional y ALBA-TCP de Cancillería, informó que se logró cumplir con casi todos los requisitos que exige el SPG+, y del cual gozan 8 países, incluida Bolivia.

Informó que durante el 2017, Bolivia exportó a 24 países de los 28 miembros de la Unión Europea, y en este año correspondieron 286 líneas arancelarias, menor a los que fue en 2006, que sumó 389.

Las exportaciones totales al bloque europeo, según el tipo de productos, primaron los minerales con 70 por ciento, seguido de los no tradicionales con 28 por ciento e hidrocarburos con 2 por ciento.

En 2017, las exportaciones no cubiertas con el SPG+ sumaron 682 millones de dólares, mientras que la beneficiadas con el sistema preferencial plus sólo llegaron a 101 millones, según Fernández.

CONTEXTO INTERNACIONAL

Mientras tanto, el investigador del El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Pablo Poveda, en las conclusiones de su exposición, evaluación SPG+, sostiene que en el contexto internacional del comercio, Bolivia, así como los países productores de materias primas, enfrentarán un panorama adverso, debido a la caída delos precios relativos de los productos primarios.

Al respecto, en su informe Política Monetaria del Banco Central de Bolivia, se informó que el país fue el más afectado por la caída de los precios, pero en su defensa señalaron que será el que crezca más en la presente gestión.

También, Poveda sostiene en sus conclusiones sobre Bolivia, que la política comercial externa carece de una estrategia integral basada en la estructura productiva nacional y su capacidad real para incrementar la oferta exportable.

Tampoco tiene una idea precisa de cómo facilitar la inserción de los productos nacionales en los mercados internacionales, ya que la prioridad de las autoridades nacionales está en priorizar la estabilidad a costa de incentivar al sector exportador, señala parte de las conclusiones.

Mientras tanto, el gerente general de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Javier Hurtado, lamentó que haya reducido el número de productos beneficiados en el bloque europeo, y que la exportación tradicional haya crecido entre 2006 a 2018.

Y sostuvo que los déficits comerciales, registrados en los últimos cuatro años, muestran que no hubo un desarrollo y un cambio de matriz productiva, y que la economía nacional dependía de los precios internacionales de las materias primas, y cómo bajaron se registró la reducción de recursos.

Sin embargo, Bolivia registra ausencia de un desarrollo tecnológico y poca oferta de productos no tradicionales, y por ello se le hace difícil aprovechar los mercados preferenciales que se ofrecen al país.

Sostiene, según a las entrevistas realizadas, que el SPG+ es inestable, y no permite al emprendedor invertir, debido a su corta duración, y por lo tanto es mejor acuerdos comerciales de largo plazo.

En esa dinámica, Fernández anunció que se va por el mismo camino de ecuador, Perú y Colombia, que lograron acuerdo comercial con la Unión Europea, y también dijo que van también para ser miembro pleno del Mercosur.

RELACIÓN

El comercio exterior entre Bolivia y la Unión Europea en los últimos 25 años ha reproducido el panorama general del comercio de los países atrasados: producción de materias primas para la exportación e importación de productos industriales para la industria y el consumo.

Por otra parte, el SGP+ no está siendo aprovechado plenamente por los productores exportadores bolivianos. Entre las causas están: el desconocimiento del acuerdo; insuficiente oferta frente a la alta demanda; la lejanía de este mercado, que incrementa el costo del transporte; y la falta de cumplimiento de las normas de origen.

Las autoridades de Gobierno van por profundizar la relación comercial con la Unión Europea, y para ello ya iniciaron negociaciones para un acuerdo de largo tiempo.

BUROCRACIA

La burocracia estatal frena el desarrollo y dinamismo de las exportaciones bolivianas, así como ofertar nuevos productos a mercados vecinos. Los cambios de funcionarios públicos evitan agilizar los trámites.

A eso se suma la ausencia de una entidad estatal que brinde apoyo al sector a través de una promoción de la oferta boliviana a mercados mundiales, como los tienen los países vecinos.

En los últimos años Bolivia ha dejado de ser competitivo en el mercado internacional, y la estructura productiva se va deteriorando, señaló el experto en comercio exterior, Johnny Arciénega.

Bolivia retrocedió en el comercio internacional. En 1988 se ubicaba en el puesto 88, en 2017 llegó a 112.

El Diario.

Publicidad